Llama la atención, en medio del revuelo causado por el anuncio que hiciera la Fiscalía General de la Nación, sobre la imputación de cargos al señor Sergio Fajardo, por su presunta responsabilidad en los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros, y por contrato sin cumplimiento de requisitos legales cuando fue gobernador de Antioquia, que las críticas más ácidas y suspicaces recayeran sobre el Fiscal General Francisco Barbosa, cuando es bien sabido que, tanto este, como otros procesos por los que viene siendo investigado el señor Fajardo tanto en la Fiscalía, como en la Procuraduría, están cursando desde antes de que el señor Barbosa tomara posesión de su cargo.

Es bueno que se sepa que el señor Luís Pérez, sucesor de Fajardo, fue quien, en cabeza de su Secretario de Hacienda, Adolfo León Palacio, se encargó de demandar al exgobernador y a su entonces secretaria de Hacienda, María Eugenia Escobar (3 de junio de 2016).  “Cuando llegué, el departamento iba camino a la bancarrota porque el endeudamiento se había triplicado (…) lo que creció el endeudamiento y que nos tenía desesperados, era un préstamo que no habían hecho con los procedimientos de planeación necesarios y tampoco habían comprado un seguro en dólares”.

Que quede claro, además, que al exgobernador y ahora aspirante a presidente de la República, no lo van a inculpar, como andan diciendo, por no dominar el arte de la adivinación, por no haber pronosticado con exactitud la fluctuación del dólar en los años posteriores al empréstito, faltaba más, al señor Fajardo lo va a imputar la juez encargada ante la CSJ, por considerar que en las investigaciones realizadas, se observaron presuntas faltas de apego a la ley de contratación Pública, y por no haber cubierto el riesgo cambiario que este tipo de negociación conllevaba.

Hay quienes también alegan que a muchos que han obrado de igual forma no les ha sucedido nada, tal vez, pienso yo, porque nadie los ha demandado. Y, añadiría que por muchísimo menos y sin causar semejante detrimento hay quienes llevan años tras las rejas.

No creo yo que esa sea una jugada política como quieren hacer creer, esto es, simplemente, el llamado de un ente de control a un funcionario público, para que explique y sustente las razones de un crédito en dólares y el porqué  de la no existencia de protecciones. Fajardo, además de ser el jefe de la administración departamental, era el firmante de un contrato y un pagaré que garantizaba un empréstito que supuestamente, por no ceñirse a la ley, resultó generando un multimillonario perjuicio a un Departamento. Jugada política la suya, aspirar a la presidencia teniendo cuentas pendientes con los entes de control.

Ahora bien, aunque no participo de su ideología política porque no la entiendo y me horrorizan las alianzas variopintas que hace para conseguir sus aspiraciones políticas, sí quisiera que él lograra explicar y sustentar todos los estudios que dice haber hecho con FINDETER y que el negocio que hizo, a pesar de los inmensos perjuicios causados, estuvo conforme a la ley, porque creo que Fajardo, aunque es más volátil que el mismo dólar, no es una mala persona, sino un pésimo administrador.

@cdetoro

Publicado: abril 10 de 2021