Uno de los peores errores que ha cometido Juan Manuel Santos fue permitir que el proceso con las Farc se diera con los guerrilleros armados y diseminados por todo el territorio Nacional. Prefiero pensar que fue un error y no un cálculo de mala fe para justificarle a la opinión pública colombiana y extranjera que cualquier concesión sería poca si esto significaba que cesarían los ataques terroristas que – casualmente – aumentaron durante el proceso de “paz”.

Al finalizar el gobierno del presidente Álvaro Uribe la percepción de violencia había disminuido ostensiblemente y las Farc estaban replegadas y al borde de la extinción. La situación del ELN era aún más crítica para ellos ya que habían perdido prácticamente todo su poderío destructivo. Colombia se sentía que estaba “del otro lado” y se respiraba positivismo en el ambiente.

Qué nostalgia.

Ahora, en el proceso con el ELN, Santos está cometiendo exactamente el mismo “error” porque no exigió que la guerrilla se concentrara y se desarmara como requisito para sentarse a negociar. Supongo que tal exigencia solo hubiese podido causar hilaridad entre la cúpula que aprendió bien la lección de cómo se negocia con Santos.

El ELN sabe perfectamente que la fórmula para lograr llegar al Congreso sin haber cumplido sus penas es presionar con muerte, como la masacre en el municipio de Magüi Payán ocurrida el 27 de noviembre de este año. Los detalles de esta masacre, envuelta en un halo de misterio, se han ido develando a medida que pasan los días. Al principio se hablaba de 4 asesinatos ocurridos, según el Ministro de Defensa Villegas, en el marco de unos supuestos combates entre el ELN y disidentes de las Farc. Como en la época pre-Uribe las autoridades no pudieron entrar al territorio para constatar lo que había sucedido. Entraron varios días después, cuando ya los familiares les habían dado sepultura a sus seres queridos.   Ni siquiera hubo autoridades que llevaran a cabo necropsias ni levantamientos de cadáveres. Se sabe que una de las personas asesinadas fue una mujer de 22 años embarazada que se encontraba en la fiesta de cumpleaños que celebraban a las orillas del río Patía que fue el blanco de las balas de un grupo de hombres que llegaron portando distintivos del ELN. Sin el menor escrúpulo dispararon contra todo lo que se movía, incluyendo a dos menores de edad que quedaron heridos.

Lamentablemente esa masacre y otras más serán utilizadas como excusa para justificar que a los “Elenos” se les conceda como mínimo lo mismo que se les concedió a las Farc. Las voces mamertas diciendo que prefieren verlos en el poder con carro, casa y beca que en el monte matando saldrán a defender unos sapos jurásicos imposibles de tragar. La pregunta que me llega a la mente es: ¿tendrá el gobierno Santos el tiempo suficiente para sacar adelante el proceso con el ELN? Yo pienso que no. No solo no tiene el tiempo necesario, sino que se le limitó su capacidad de influir sobre los demás poderes públicos. En el Congreso la bancada del gobierno está en una verdadera crisis, con unos en la cárcel y otros con un pie en prisión. Los Conservadores están dando el giro y para la muestra un botón: Efraín Cepeda y David Barguil le cedieron el primer puesto en la lista del Senado a Miguel Gómez Martínez que durante todos estos años cuestionó el comportamiento de su partido y se mantuvo firme en una postura de decencia que caracteriza a su familia. Cambio Radical dio un triple salto mortal y ahora adoptó el discurso del Centro Democrático.  Y las demás bancadas no tienen los números suficientes para sacar adelante nada de lo que Santos les ordene.

La situación del ELN quedará en manos del próximo gobierno, así como muchos otros chicharrones que nos dejará Santos. Mientras tanto, el grupo guerrillero seguirá haciendo de las suyas aprovechando la bonanza cocalera auspiciada por la política criminal de Santos de laissez faire, laissez passer. Que se reduce a que mientras seas criminal en Colombia, te dejaremos hacer lo que se te dé la gana en total libertad, porque ser pillo paga.

@ANIABELLO_R

Publicado: diciembre 8 de 2017