Politiquería es la palabra perfecta para describir las declaraciones de los miembros del gobierno que pretende utilizar la visita del máximo jerarca de la iglesia católica, el Papa Francisco, como un evento político de respaldo al proceso con Farc.

Se equivocan, muy seguramente con intención, quienes creen que el Papa viene a nuestro país a respaldar las concesiones benéficas otorgadas a las Farc.

Bajo ninguna circunstancia en nombre de Dios podría aceptarse que miembros de un grupo terrorista no entregue niños que se encuentran en su poder, que el dolor de miles de colombianos se siga prolongando por no tener noticias de sus seres desaparecidos, que el dinero ilegal del narcotráfico y secuestro extorsivo sea utilizado y legalizado para fines políticos. Que responsables de crímenes atroces no reciban penas severas por sus crímenes.

Es ilógico, pero quizás entendible, que los amigos del gobierno confundan hablar de paz con respaldar proceso de paz, pues un país donde la desaprobación presidencial alcanza los niveles más bajo de la historia, su Presidente haría cualquier cosa, hasta desinformar, para tener un día de popularidad.

La paz, es un sueño de todos los colombianos, pero existe una significativa diferencia entre la paz y el proceso de paz con las Farc, pues muy a pesar de que el acuerdo se llama “Proceso de Paz”, éste no trajo paz a nuestro país.

Durante el plebiscito del 2 de octubre el gobierno se encargó de polarizar el país a tal punto que nos dividió a los colombianos entre supuestos amigos y enemigos de la paz, primer error que lo llevó a la derrota, pero cuyas consecuencias ha causado estragos en nuestra sociedad.

Aun la polarización divide a los colombianos entre defensores del Acuerdo de paz, que a todas luces parece ser cada día únicamente los amigos más cercanos del presidente Santos, y los colombianos que queremos paz, pero sin impunidad y garantías de no repetición.

La visita del Papa está haciendo utilizada por el gobierno como un salvavidas para polarizar aun más el país y atribuirse un apoyo con fines políticos y electorales. No podría afirmar si es conveniente o no la visita del Santo Padre, lo que si es cierto que es que los católicos estaremos de felices al recibir a su santidad en nuestra casa

El Papa no viene a respaldar a Juan Manuel Santos, ni al Proceso de Paz con Farc. El pontífice no será el salvavidas que pretenden que sea. El Papa Francisco viene a traernos el mensaje de Dios de amor al prójimo, viene hablarnos de paz y no a respaldar el proceso de paz.

“El papa no viene a RESPALDAR proceso de paz. Viene a hablarnos de paz que es distinto. Es visita pastoral, no política”, Monseñor Pedro Mercado.

Juan Manuel va tener que buscar otro salvavidas, porque su intento de confundir y jugar con nuestras creencias religiosas en pro de las concesiones a las Farc fue una mala jugada que no resultó.

Pediremos al pontífice paz para nuestro país, una paz alejada de las prebendas de políticas y de impunidad a las Farc.

Bienvenido Papa Francisco a Colombia.

@natiibedoya

Publicado: agosto 24 de 2017