Uno de los magistrados que más favores le hizo a Juan Manuel Santos desde la corte constitucional fue, sin duda alguna, Luis Ernesto Vargas Silva, quien, hay que recordar, fue el que sin mayor rigor jurídico le dio vía libre al cuestionado “marco jurídico para la paz”. Así mismo, Vargas Silva fue cómplice directo del robo del plebiscito, cuando a pesar de que la mayoría ciudadana votó por el NO, él se prestó para que Santos se burlara el resultado.

Como es natural, Santos pagó generosamente los favores recibidos y Vargas Silva, una vez cumplió su periodo de 8 años como magistrado de la corte Constitucional, fue designado como comisionado colombiano ante la comisión interamericana de Derechos Humanos, CIDH. 

Hace pocos días, la CIDH sostuvo una serie de reuniones en Bolivia para tocar temas de los derechos humanos en aquel país. 

De acuerdo con el reglamento de la CIDH, los comisionados tienen prohibición expresa de intervenir en los asuntos de su país de origen. Vargas Silva, que es un militante de la extrema izquierda, se pasó por la faja el reglamento y en una de las audiencias públicas de la ronda de trabajo de Bolivia -en mangas de camisa, como si estuviera jugando turmequé- pidió que la CIDH intervenga contra el Estado colombiano por los crímenes de los denominados “líderes sociales”. 

LOS IRREVERENTES conocieron el video de la intervención de Vargas Silva quien, sin mayores elementos de juicio aseveró que “le hago un llamado de atención a los defensores que (sic) ustedes insistan en estos temas, pero refiriéndose a los países donde más hay vulneración a la vida, a la integridad personal de los defensores de los derechos humanos y de los líderes sociales y que los pongan de contraparte. Hay un país al cual pertenezco, que si se ponen a hacer las menciones que estaban haciendo con respecto a México, aquí nos cogen hoy y mañana y no acabaríamos… Las personas que creyeron en la paz, que impulsaron la paz, que creyeron en los acuerdos de paz, asesinadas vilmente”.

Inadmisible que quien funge como comisionado de Colombia sea tan irresponsable y emita juicios carentes de evidencias. ¿El señor Vargas Silva tiene pruebas de lo que aseveró en la reunión de Bolivia? Llama la atención que en su lamentable intervención haya hecho hincapié en que los supuestos asesinatos de todos los que “le apostaron a la paz”, se hayan presentado en “los últimos 6 meses”, es decir desde que Iván Duque asumió la presidencia de la República. ¿Acaso el exmagistrado Vargas Silva está queriendo decir que el gobierno actual promueve los crímenes a los que él está haciendo mención?

Intervención de Vargas Silva

La vileza de Luis Ernesto Vargas Silva es oceánica. Él, un sujeto gris que debe más de una explicación relacionada con el fabuloso crecimiento de su patrimonio mientras fue magistrado de la corte Constitucional, si quiere continuar fungiendo como comisionado de Colombia ante la CIDH, por lo menos debería cumplir con el reglamento de esa entidad.

Valga recordar que el fallecido ingeniero Jorge Enrique Pizano, por ejemplo se refiere a él, indicando que la corrupta Odebrecht le dio una finca de 7 hectáreas de tierra en Subachoque a cambio de un fallo favorable de una acción de tutela en la que la empresa brasilera tenía intereses. 

Lamentable que un sujeto vil como Vargas Silva sea representante de Colombia en cualquier instancia, pero más que lo sea ante la importante Comisión Interamericana de Derechos Humanos,CIDH. 

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 19 de 2018