El exgobernador de Córdoba hizo una última y arriesgada apuesta para salvarse: delatar en los Estados Unidos a sus cómplices.

Alejandro Lyons, quien se encuentra prófugo en el condado de Broward, a pocos kilómetros de la ciudad de Miami, tiene poco que perder y mucho por ganar. Su suerte ya está echada; la justicia tiene suficientes pruebas en su contra, para llevarlo durante largos años a una cárcel.

Lyons es un delincuente y como tal se comportó durante los 4 años en los que fungió como gobernador del departamento de Córdoba, cargo al que llegó impulsado por su cuñado, el controvertido y cuestionado senador Bernardo Ñoño Elías y su socio político, Mussa Besaile.

Desde que asumió el mando en enero de 2012, Lyons puso en marcha una empresa criminal para el saqueo de su departamento, empezando por el robo de los recursos de las regalías.

En los cargos clave, fueron nombrados funcionarios que hacían parte del entramado de corrupción. Uno de ellos, Jairo Zapa, designado como director de regalías, era la columna vertebral del asalto al erario cordobés.

Dado que Zapa sabía mucho y había dado muestras de querer colaborar con la justicia, misteriosamente fue asesinado y enterrado en una fosa, ubicada en una de las fincas del padre de Lyons. (Sobre este crimen, lo invitamos a leer “El asesinato de un testigo contra Lyons”).

Acorralado y sin una salida, Lyons resolvió jugarse una carta que si bien no le garantiza la salvación de su pellejo, al menos le brinda una alternativa: convertirse en delator de todas las personas que participaron de su red de corrupción.

Para ello, no solo ha acudido a las autoridades colombianas, sino que buscó a las de los Estados Unidos. La primera muestra de su voluntad de colaboración, se dio con el pago controlado de un soborno de US$10 mil dólares al hoy capturado director de la unidad anticorrupción de la fiscalía general de la nación, Gustavo Moreno. (Sobre este caso, puede leer “La ‘Bacrim’ judicial”).

Aquella operación encubierta, que tuvo lugar a comienzos del mes de junio en un baño del concurrido centro comercial Dolphin Mall, ubicado en Doral –al occidente de Miami-, es la primera actuación de Lyons como “fuente de información” del fiscal del distrito sur de la Florida, Bejamin Greenberg.

Este portal pudo confirmar con una persona allegada a la investigación que el exgobernador Lyons ha expresado su voluntad de delatar a todos y cada uno de sus cómplices en el saqueo a Córdoba y ha mencionado, en concreto, a 3 poderosos senadores: Bernardo Elías, Mussa Besaile y Armando Benedetti Villaneda.

Es evidente que la justicia estadounidense tiene en la mira a aquellos corruptos que de una u otra manera hayan movido el dinero ilícito en su territorio.

El fiscal Néstor Humberto Martínez, desde que asumió su cargo anunció que los corruptos serían extraditados. Algunos creyeron que aquello era una simple amenaza, pero la inminente extradición del exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno y su cómplice, el abogado Leonardo Luis Pinilla demuestra que la cuestión va en serio y que a los corruptos, acostumbrados a la impunidad o, en el peor de los casos, a pagar pocos años de cárcel y a que sus patrimonios se mantengan intactos, les ha llegado su hora.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 29 de 2017