Cuando el mundo estaba pendiente del coronavirus y de la influencia de este virus en la economía llegó como un baldado de agua fría el desacuerdo entre Arabia Saudita y Rusia acerca del petróleo y potencializó todo lo malo que podía pasar.

Existía un consenso entre analistas que el precio del petróleo durante el año iba a estar entre 50 y 60 dólares el barril, no se veían cambios drásticos, realmente nadie se imaginaba ver un petróleo a niveles de 30 dólares el barril.

De hecho para el presupuesto de este año el gobierno tenía presupuestado un precio similar, si el precio permanece a estos niveles el hueco fiscal puede aumentar en alrededor de 20 billones adicionales, esperemos que esto no pase.

Para Ecopetrol el panorama tampoco es fácil, el costo de producir un barril hasta llevarlo a puerto debe estar por los lados de 40 dólares, supongamos que con los esfuerzos que ha hecho en disminución de costos y eficiencia haya bajado a niveles de 35, seguiría lejos del punto de equilibrio, en estas circunstancias el precio de la acción podría volver a tocar los 1.000 pesos.

Desafortunadamente la economía colombiana sufre como si fuéramos un país petrolero sin serlo, nuestra moneda, el peso tiene una correlación muy grande frente al precio del petróleo, no será raro ver el dólar a niveles de 4.000 pesos.

Sigo convencido que el problema es mucho mas el petróleo que el coronavirus, y  como esto no tiene pinta de parar en el corto plazo puede generar unos problemas adicionales por la dependencia que tenemos de nuestro financiamiento en capitales golondrina, el mayor tenedor de TES que es nuestra deuda interna son fondos extranjeros, el día que empiecen a salir no hay quién compre, tanto el dólar como las tasas de estos títulos podrían subir a niveles in imaginables.

He visto muy pasivo al Banco de la Republica esta semana, es hora que empiece a intervenir el mercado, a comprar TES, y a vender dólar, esto ayudaría a contener la hemorragia.

Tengo la esperanza que la baja en el precio del petróleo sea temporal, a nadie le conviene esto, niveles de petróleo de 50 a 60 dólares tiene contento a todos, a compradores y vendedores, allá debemos volver.

A pesar de todo lo anterior para muchos aparecen oportunidades, cuando le pegan como violín prestado a los mercados accionarios caen acciones que fundamentalmente están muy bien y que no deberían ser golpeadas ni por el petróleo ni el virus del coronavirus, por esto se convierten en alternativas interesantes de inversión después que su precio ha caído mas del 15%, acciones como Microsoft, Apple, Ali Baba o Amazon a nivel internacional pueden ser una buena apuesta, a nivel local acciones del sector financiero siguen siendo una gran alternativa de inversión a mediano plazo, como dicen cuando para unos la noche se acerca a otros les está amaneciendo.

Mi consejo para los que quieran entran en el mercado revuelto, mucho seguimiento, mucha lectura y mucho hígado.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: marzo 16 de 2020