Este país, o bueno, sus mandatarios, no han aprendido que la historia se repite y que los magnicidios suceden siempre, o casi siempre, de la misma manera.

Esta semana se supo que la seguridad del exprocurador Alejandro Ordóñez fue reducida, una vez más, quitando todo el cuerpo de seguridad policial que lo acompañaba. Las reacciones no se hicieron esperar, tanto a favor como en contra. Los de izquierda, una vez más, dicen que es lo correcto; y los de derecha que es un peligro para su vida. Me pregunto: ¿Los de izquierda estarían tan contentos si se les desarticulan los esquemas a Piedad Córdoba, a Iván Cepeda o a Gustavo Petro? ¿Por qué ese silencio frente a los gigantescos esquemas que protegen a los terroristas de las FARC? Se dice, incluso, que su custodia incluye el uso de un helicóptero.

Qué tristeza que una persona como Ordóñez, que dedica su vida a velar por los desprotegidos, hoy pone su vida en riesgo, mientras que los asesinos del pueblo colombiano por más de 50 años tienen que ser protegidos por los hombres de nuestra Policía y de nuestro Ejército Nacional. Pero lo más triste es el silencio de la gente frente a estas situaciones.

¿Cuántos más casos como el del doctor Álvaro Gómez Hurtado (QEPD) tenemos que ver en esta república para entender que la seguridad de los que quieren acabar con un sistema corrompido no es un lujo sino una necesidad?

Culpo a Juan Manuel Santos y al general Nieto de la Policía por lo que le pueda suceder al doctor Alejandro. Culpo a esas mafias corruptas que hacen cualquier cosa por sacarlo de su camino. Culpo al régimen que trata de callar sus denuncias contra el falso proceso de paz.

¿Cuándo se volvió una sentencia de muerte el ser opositor en Colombia? Al mejor estilo de Cuba y Venezuela ya actúa nuestro tirano mandatario, persiguiendo y dejando la vida de nuestros líderes en manos del terrorismo y del crimen.

Solicito a todos los colombianos que en nuestras oraciones encomendemos la vida del líder que nos abrió los ojos frente a este gobierno, frente a su proceso de paz y frente a lo que viene si no despertamos.

Dios Bendiga a Alejandro Ordóñez. Dios perdone a sus enemigos.

@SdrodriguezT

Publicado: abril 22 de 2017