Lo dijo y lo está cumpliendo. Luego de la tragedia natural que destrozó a Providencia, el presidente Duque se comprometió a la reconstrucción de la isla cuyos habitantes quedaron, literalmente, a la intemperie.

Las dificultades geográficas hacen que el proyecto sea aún más complejo. Providencia está ubicado a 800 kilómetros de la plataforma continental. Su aeropuerto no tiene capacidad para recibir aviones de carga y no tiene un puerto profundo al que puedan llegar buques de gran calado.

Dadas las condiciones, fue necesario poner en marcha una estrategia de tránsito en altamar, donde se hace el trasbordo de los materiales desde los cargueros a pequeñas embarcaciones que puedan llegar al muelle de la isla.

Otro problema que ha encontrado el gobierno, tiene que ver con la mano de obra. En Providencia no hay suficiente mano de obra, razón por la que también está siendo necesario llevar a los trabajadores desde otros lugares. Aquello ha significado otro desafío pues, además de las dificultades causadas por la pandemia, están las limitaciones de alimentos, hospedaje y demás circunstancias.

A pesar de los desafíos, los avances han sido significativos. Recientemente, Findeter -entidad encargada de liderar la reconstrucción de la isla- hizo público un informe de resultados tremendamente positivo.

Está proyectado el levantamiento de 877 casas nuevas y la reconstrucción de 1200. El aeropuerto está siendo reparado integralmente y se puso en marcha la construcción de dos megatanques de agua potable. 

Previendo futuros huracanes, se tomó la acertada decisión de que las nuevas construcciones -cuyo promedio es de 70 metros cuadrados- cuenten con estructuras reforzadas capaces de soportar vientos de hasta 250 kilómetros por hora.

Las Fuerzas Militares han desempeñado un papel clave en las obras de reconstrucción. 400 soldados han sido desplegados para que ayuden a la demolición de estructuras que tienen que ser totalmente reemplazadas.

El proyecto puesto en marcha es colosal. El 98% de la infraestructura de Providencia resultó afectado luego del paso del huracán ‘Iota’, razón por la que todo está por hacerse y todo es importante.

Desde centros hospitalarios, hasta colegios, pasando por escenarios deportivos y carreteras.

Lo cierto es que el gobierno, hay que decirlo, no se quedó en los anuncios y discursos. Puso manos a la obra y está cumpliendo con el compromiso adquirido con una comunidad que históricamente se ha sentido relegada y desatendida.

De acuerdo con el cronograma trazado, la reconstrucción de Providencia quedará lista antes de que culmine el presente año.

Bien por el presidente Duque, por los ministros involucrados y por la coordinación y liderazgo de Findeter cuya presidenta, Sandra Gómez, ha estado al frente de todos los detalles para que los proyectos trazados en el papel sean una realidad en el terreno.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 8 de 2021