Entre cielo y Tierra no queda nada oculto. Apareció la prueba reina que confirma que el prevaricador Jorge Luis Barceló efectivamente interceptó sin orden judicial el teléfono del presidente Uribe y que él, desde el principio sabía lo que estaba haciendo, con lo que se desploma su explicación mentirosa en el sentido de que dicha chuzada se llevó a cabo por “equivocación”.

Barceló, ese mismo sujeto que en deplorable estado de beodez anunció que llevaría a Uribe a la cárcel, tiene serios problemas por cuenta de la prueba que acaba de surgir.

Esta es la historia: el día 7 de marzo de 2018, Barceló ordenó la interceptación a Uribe, con el argumento de que se estaba haciendo una investigación contra el parlamentario Nilton Córdoba Manyoma.

Pero tres días después, el 10 de marzo, Uribe atendió una entrevista radial desde su teléfono con la emisora Violeta Stereo en el departamento de Casanare. Como se nota en el audio, Uribe fue quien llamó a la emisora para efectos de atender la entrevista que se hizo durante el programa denominado Los Cantaletosos.

A lo largo de ese reportaje, los entrevistadores se refieren a su interlocutor por su nombre. En unos momentos le dicen, “presidente”, otras veces lo llaman por su nombre de pila o por su apellido.

Pero lo que es más diciente: al comienzo de la llamada, cuando en la emisora contestan el teléfono, el saludo fue del siguiente tenor: “Buenos días, Álvaro Uribe”. La mujer que atendió la llamada, automáticamente le respondió: “doctor Uribe, ¿cómo le va?”.

El timbre de la voz del expresidente es inconfundible. Cualquier colombiano que lo oiga, inmediatamente lo reconocerá. Al parecer el único incapaz de hacerlo es el magistrado Barceló.

 

Dicha entrevista, que duró más de 12 minutos le habría confirmado a los funcionarios que hicieron la chuzada que quien hablaba era Álvaro Uribe y no el excongresista Córdoba Manyoma.

Sin embargo los “chuzadores” continuaron interceptando al expresidente durante varios días, hasta el 4 de abril.

Así las cosas, durante 28 días, Barceló estuvo oyendo ilegalmente todas las comunicaciones del presidente Uribe. Ahora que fue descubierto, pretende hacerle creer al país que fue un simple error.

Estamos ante una vulgar violación de la ley y el responsable –Barceló- debe responder penalmente por el delito que ordenó cometer. La comisión de acusaciones está en la obligación de acelerar rápidamente una investigación contra ese peligroso individuo que no merece seguir fungiendo como magistrado de la corte suprema de justicia.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 25 de 2018