Desde principios de los años 90 de siglo pasado, las Farc lograron establecer una red de apoyo en Europa, la cual funcionó como un reloj suizo, a través de ONG y organizaciones ubicadas en distintas capitales del viejo continente. 

Bruselas, Londres, Paris, Zurich y Estocolmo, se constituyeron en las principales ciudades desde las que los miembros de esa banda terrorista, se dedicaron a vender una falsa imagen de Colombia, mostrando a las Farc como una supuesta organización integrada por campesinos que enfrentaban a un régimen “excluyente y oligárquico”.

La campaña de desinformación liderada por las Farc, hay que decirlo, tuvo un relativo nivel de éxito. En Suecia, por ejemplo, a través de una organización denominada Asociación Jaime Pardo Leal, los terroristas establecieron una suerte de “embajada” paralela que, para mayor vergüenza y agravio a nuestra democracia, era financiada con recursos públicos suecos.

Así mismo, los representantes de las Farc lograron tener una emisora de radio –Café Stereo-que hacía propaganda permanente a la guerrilla. Sus emisiones transmitían el himno de esa estructura considerada como terrorista por la Unión Europea y los Estados Unidos. 

En Inglaterra, se constituyó una ONG denominadaJustice for Colombia, organización afín a las Farc que, por ejemplo, recientemente lideró una intensa campaña a favor de la libertad del narcotraficante y extraditable, alias Jesús Sántrich.

Campaña de “Justice for Colombia” a favor del narco Sántrich

Abusando del derecho a la protesta, los integrantes de las organizaciones afiliadas a las Farc -muchas de ellas dirigidas o asesoradas por integrantes de la que en su momento se denominó “Comisión Internacional de las FARC-COMINTERN”- planifican y ejecutan manifestaciones contra altos funcionarios colombianos. No es algo nuevo. En el gobierno del Presidente Uribe, las protestas fueron permanentes. Y ahora, cuando el uribismo vuelve a estar en el poder, esas estructuras marginales retomaron su vieja táctica de propaganda alevosa y cargada de mentiras. 

Con ocasión del viaje a la ciudad de Londres del presidente Iván Duque, un reducido grupo de vociferantes simpatizantes de las Farc y de la denominada Colombia Humana-que para todos los efectos, es la misma cosa- se lanzaron a insultar y a agraviar al mandatario colombiano, gritando desesperadamente toda suerte de irrepetibles improperios.

Simpatizantes de las Farc y de “Colombia Humana”, insultando al presidente Duque

Queda claro que las Farc, que dicen haberse desmovilizado, dejaron intactas todas sus redes de apoyo internacional, pues además de ser una herramienta de propaganda, les sirve de plataforma para tramitar dineros, pues aquellas organizaciones que operan bajo la coraza de “fundación”, no están obligadas a rendir cuentas ni a explicar el origen del dinero que ingresa a sus arcas. 

Lo cierto es que la zambra registrada en Londres, en la que participaron no más de 7 personas, fue una protesta marginal, pero que confirma que las Farc siguen utilizando sus antiguas tácticas de difundir mentiras sobre la realidad colombiana, en los países europeos. 

@IrreverentesCol

Publicado: junio 18 de 2019