Tras la caída del Muro de Berlín, sumada la de la antigua Unión Soviética – URSS- en 1992, los sectores del mundo libre occidental descansaron con ese triunfalismo: la utopía colectivista se había perdido para siempre.

Esa sensación de triunfalismo no fue la primera. Ya, había ocurrido cuando se terminó la segunda guerra mundial. Una vez reunidos en Yalta los tres grandes triunfadores de la guerra, Lenin, Churchill, Roosevelt, acordaron repartir los botines de guerra dividendo al mundo por paralelos y meridianos de tal forma que del forma que todo lo que fuera del paralelo 52 a la derecha, sería para Occidente, del paralelo 52 a la izquierda para Lenin y su comunismo soviético. El Muro de Berlín fue producto de ello. El conflicto de  las dos Coreas, por ejemplo, tiene su origen en el meridiano 52.

 

Lo que nunca pensaron ni Churchill,  ni Roosevelt es que el mundo pasaría del totalitarismo hitleriano al comunismo soviético. El remedio, peor que la enfermedad.

De tal manera que el comunismo se reinventó durante el periodo conocido como la guerra fría. El socialismo se reinventó con Paris 68. Y la izquierda del socialismo del siglo XXI se reinventa con los nuevos progresistas y la Bogotá Humana. La Colombia Humana. Hagan de cuenta que la figura familiar para la reinvención podría ser el papá comunista, el hijo socialista y el nieto de izquierda.

La lista de intelectuales de comunistas que se prestaron para dar la batalla en contra del capitalismo norteamericano durante la guerra fría es bien larga.

Intelectuales de la talla de Wilheim Reich, quien fuera el primero en exhortar a los jóvenes en su emprendimiento pansexualista anotando que en la conciencia de los jóvenes y el derecho de organizar su propia vida (sexual).

De Reich, se abre paso a Marcuse de la naciente escuela de Frankfurt quien como buen comunista totalitario decide irse a vivir a los EE.UU con el fin de conocer cómo funcionaba el naciente sistema capitalista donde sostuvo que la heterosexualidad no es más que una impostura, imposición, de la cultura dominante.

El francés Michel Fuocault no se quedó atrás. En plena ebullición de los eventos de Paris 68, publica su obra máxima: La Locura y sin razón, en donde llegó a sostener que la locura no era más que un invento de la sociedad de consumo capitalista norteamericana.

Jean François Revel, un intelectual socialista francés quien terminaría arrepentido escribiendo su famosa obra Cómo terminan las democracias, un preámbulo descriptivo de lo que estaba sucediendo en Francia por cuenta de estos intelectuales de la izquierda dispuestos a acabar con todo lo que estuviera en su andar.

La nueva izquierda se reinventa cada cierto tiempo y para América Latina no fue la excepción. Desde 1992, una vez caída la antigua U.R.S.S, los gobiernos de lo que hoy se conoce como el Foro de Sao Pablo propusieron una agenda que es la misma una vez llegan al poder. Es la reinvención de lo que Chávez llamó el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

Enumero algunos puntos de la agenda:

  1. Implantar un gobierno de transición populista.
  2. Toda clase de políticas asistencialistas, aumento de cargos burocráticos, aumento de salarios por encima de la inflación.
  3. Aumento de los impuestos a las ganancias o a la riqueza con el fin de asfixiar a la economía productiva.
  4. Quiebre del sistema de salud y de la clase media.
  5. Ocupación de fábricas no operativas y latifundios, ley de tierras.
  6. Educación pública, creación de becas con el fin de reclutar jóvenes adeptos a las causas progresistas.
  7. Revisión del pasado presente con el fin de persecución a las fuerzas armadas y de seguridad, desmantelamiento progresivo, JEP.
  8. Cultura, lo que se conoce como el marxismo cultural.

Los jóvenes argentinos Márquez y Laje se dieron a la tarea de publicar El libro Negro de la nueva izquierda, Ideología de género o subversión cultural. Un libro de esos libros que dejan sin aliento al lector porque muestra con crudeza sobre el cómo se reinventa de la nueva izquierda latinoamericana en el siglo XXI.

Del marxismo al post marxismo, del feminismo a la ideología de género, los derechos de los animales, el feroz ataque hacia las corridas de toros, los pensadores de la perversión, el libre desarrollo de la personalidad, el consumo de drogas.

Sería importante que los candidatos de la coalición del No tuvieran en cuenta estos puntos para montar una agenda común con el fin de defender nuestros valores y tradiciones como debe ser. No, actuando políticamente correctos, sino correctos. Como debe ser.

Puntilla: Mientras tanto, a JMS vía twiter, le interesa abolir la ley seca en el día de las elecciones, sin palabras.

@RaGomezMar

Publicado: febrero 20 de 2018