Las actuales circunstancias de la sociedad colombiana demandan el despertar de un nuevo paradigma político, recogiendo las lecciones de países que han avanzado positivamente en el curso de la historia, con base en el trabajo de sus pueblos y en el respeto por las instituciones. Algunos postulados que podrían dar inicio al debate son los siguientes:

  • Defensa de la vida, desde la concepción hasta la tumba, se asume como principio rector de desarrollo humano y social en Colombia. 
  • Blindar y fortalecer la legislación que favorece la libertad religiosa y el sagrado derecho que tienen los padres en la educación de sus hijos, propende por el bienestar de la familia y el desarrollo armónico de la persona. 
  • Reconocimiento del ciudadano, entendido como sujeto de derechos y obligaciones, e implementación de una cultura cívica fundamentada en el respeto por la Ley y las autoridades.
  • Cohesionar el tejido social, gravemente amenazado por grupos radicales minoritarios que pretenden imponer criterios sin fundamento científico, en contravía del progreso real de los individuos, se establece como política de Estado. 
  • La participación política dentro de la Democracia debe estar sujeta para todos los partidos, grupos y movimientos sociales, al cumplimiento de unas normas mínimas que propugnen por el respeto a la Libertad y el mantenimiento del Orden.
  • Impulso del capitalismo social como modelo de desarrollo económico, lo cual implica la prohibición legal de toda alternativa política que se oponga a la Libertad o haya demostrado su fracaso histórico. 
  • Es responsabilidad del Estado permitir que la población acceda al mundo financiero dentro de unas condiciones que impulsen el crecimiento del capital, no la destrucción del mismo. 
  • Las tasas de interés, hoy cercanas a la usura, deben responder a argumentos racionales y reducirse drásticamente en beneficio de productores y consumidores. Los márgenes de intermediación financiera no deben superar en ningún caso el 6%. 
  • Se debe alcanzar la participación del 100% de la población económicamente activa en el sistema financiero, pues esto es garantía de rentabilidad para los jugadores de ese sector, hecho que coadyuva en la disminución de las tasas de interés.
  • La política fiscal requiere un ajuste estructural que libere cargas, impulsando el crecimiento de la mediana y pequeña empresa, así como el estímulo del emprendimiento, nuevos pilares en la formalización del empleo. Colombia debe ser un país de propietarios. 
  • El derecho a la protesta debe regularse, a través de una normativa que contenga penas y multas ejemplarizantes para quien viole la Ley. 
  • La vía pública es un espacio de todos; por consiguiente, las movilizaciones sociales y/o políticas deben circunscribirse a sitios cerrados donde se puedan realizar mítines, conciertos o encuentros, a fin de no afectar el derecho que tienen quienes no participan en este tipo de actos y, en cambio, desarrollan actividades comerciales, culturales, educativas, industriales o cívicas. 
  • Se judicializarán manifestaciones vandálicas en lugares públicos o actos que provoquen alteraciones en la convivencia social, lo que incluye obstaculización de calles y avenidas, daño de fachadas, pinturas en paredes, uso de armas y “explosivos caseros”, destrucción de patrimonio histórico y enfrentamiento con las autoridades.
  • Implementar un modelo de cárcel-ciudad, con limitaciones en términos de tele-comunicaciones, pero con visitas familiares semanales, permitirá establecer una dinámica de resocialización más acorde con los requerimientos actuales.
  • Las cárceles del país deben transformarse en fábricas manufactureras vinculadas a cadenas productivas, donde existan jornadas laborales de 8 horas, de tal suerte que el recluso pueda pagar con su trabajo parte de su manutención, apoyando económicamente a sus seres queridos. 

#ConTodoRespeto: Gracias, Dios mío, por estos 7 años de prueba. Te los entrego plenos. Con menos del 50% de mi corazón funcionando, te doy gracias por las personas que han pasado por mi vida, por las enseñanzas recibidas, por las 18.816 pastillas consumidas, por los 17 mil kilómetros caminados, por los amores y los desamores vividos y padecidos, por la gente humilde y santa que has puesto en el camino, por quienes tuve el placer de conocer y ya se han ido. Gracias, Señor, por hacerme tu guerrero en medio de esta batalla. Amén.

#AmoLaNuevaDerecha

@tamayocollins

Publicado: noviembre 21 de 2018