Estupor e indignación ha despertado la imagen en la que la candidata a la alcaldía, la agresiva e intemperante Claudia Nayibe López, aparece en medio de los alebrestados manifestantes que protagonizaron actos de vandalismo en la ciudad de Bogotá.

Tal y como se puede observar en la fotografía, Nayibe López mira con total despreocupación, mientras unos facinerosos perpetran actos de destrucción a una estación de Transmilenio

La López, que se presenta a sí misma como una candidata defensora del orden, con su comportamiento cómplice frente a los facinerosos que atentaron contra los bienes públicos de la ciudad, demostró ser una verdadera incapaz para administrar a la ciudad y, mucho menos, para fungir como la jefe de la policía en la capital colombiana. 

Los desmanes registrados, con ocasión de la protesta estudiantil, son una vergüenza y confirman que las supuestas demandas de los jóvenes son una simple tapadera de un plan criminal de la extrema izquierda, para alterar de manera gravísima el orden público en la capital de la República. 

La señora Claudia Nayibe, es una alevosa que, pudiendo dar ejemplo de civilidad y liderazgo, prefirió pasar de largo frente a las acciones delincuenciales que ella presenció con ocasión de su participación -¿e incitación?- en los actos de brutalidad vividos en Bogotá. 

El alcalde Enrique Peñalosa, se refirió a la delicada situación a través de su cuenta de Twitter, al decir que “En la marcha estudiantil de hoy hubo consumo de drogas y alcohol, vandalismo, agresión física a policías y otros observaron pasivamente”. 

Trino del alcalde Peñalosa

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 10 de 2019