Federico Gutiérrez, conocido en Medellín como Fico, ha sido un alcalde con impresionantes niveles de aceptación. Finalizando su mandato, continúa con una favorabilidad superior al 70%, la cual se puede ver gravemente lesionada por cuenta de las delicadas denuncias que pueden desembocar en investigaciones por participación ilegal en política y corrupción.

Es evidente que Gutiérrez, enemigo acérrimo del uribismo, tiene el propósito de atravesársele a Alfredo Ramos, aspirante del Centro Democrático. Por eso, desde su despacho, no ha ahorrado esfuerzos para impulsar a su exsecretario de gobierno, Santiago Gómez Barrera. 

Según las últimas encuestas, Gómez tiene un 9.8% de intención de voto, muy por debajo de Alfredo Ramos, quien encabeza la carrera con el 25.5%.

Esa realidad, no ha amilanado al alcalde Gutiérrez, quien literalmente puso a la administración de la capital antioqueña al servicio de la aspiración de su candidato, quien ha llegado al descaro absoluto de presentarse ante los electores como “el de Fico”, buscando beneficios electorales gracias a la buena imagen que los medellinenses tienen del mandatario local. 

La procuraduría general de la nación, ante las evidencias, abrió indagación contra el alcalde Gutiérrez por participación en política. Así mismo, este portal pudo establecer que las autoridades investigan si, con dineros públicos, se han pagado asesores y publicistas de la campaña de Gómez Barrera. 

Concretamente, se trata del publicista Diego Corrales quien tiene contratos con la alcaldía y paralelamente asesora al candidato Gómez. Una fuente que contactó a LOS IRREVERENTES, aseguró que “Diego Corrales es una pieza clave de la campaña de Luis Santiago Gómez y goza del pleno respaldo de la senadora Paola Holguín. Es escandaloso que un contratista de la alcaldía, ejerza como consejero de un aspirante. El descaro con el que el alcalde Gutiérrez y los suyos están interviniendo en la campaña para favorecer al candidato, tiene que ser objeto de intervención inmediata de las autoridades”. 

Recientemente, el periódico El Colombiano, reportó que funcionarios y contratistas de la alcaldía de Medellín, han sido presionados para difundir publicidad de la campaña de Santiago Gómez. 

Esta situación es lamentable. Aunque el Centro Democrático tiene en Alfredo Ramos a su candidato oficial, Paola Holguín y su facción disidente del Centro Democrático -denominada Los Paolos-, están empleados a fondo en la promoción de la candidatura de Gómez. 

Pero lo verdaderamente delicado, es la falta de imparcialidad del alcalde Federico Fico Gutiérrez y no dejan de ser preocupantes las denuncias, cada vez más fuertes, en el sentido de que la administración está destinando recursos públicos para favorecer al candidato de sus afectos. La corrupción es inadmisible en todos los casos y es frustrante que Gutiérrez, que supuestamente es el representante de una nueva generación de políticos, haya adoptado las peores y más execrables mañas de los dirigentes de antaño. 

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 4 de 2019