Gerente de la campaña de Santos, Enrique Riveira presionó al director de la ANI para que aprobara adición a Odebrecht.

Cada vez surgen más evidencias de las presiones que altos funcionarios del gobierno nacional ejercieron a favor de que se hiciera la cuestionada carretera entre Ocaña y Gamarra.

La entonces ministra de transporte Cecilia Álvarez Correa, un mes antes de que tuviera lugar la primera vuelta presidencial de 2014, autorizó la adición de 900 mil millones de pesos para que Odebrecht construyera el tramo en cuestión. Como reveló este portal, la familia Parody tenía intereses en la construcción de esa carretera, pues desembocaba en el lugar en el que se proyectaba la construcción de un puerto sobre el río Magdalena de su propiedad. (Sobre esta historia, puede leer “La ruta de Cecilia Álvarez”)

Pero la doctora Álvarez, quien es pareja de la también exministra Gina Pardoy no fue la única persona del alto gobierno que jugó todas sus cartas para lograr que dicha carretera se construyera.

Enrique Riveira Bornacelli quien hoy en día es el secretario privado de Juan Manuel Santos, es una de las personas más cercanas al presidente. De hecho, fue el gerente de la campaña reeleccionista de 2014.

Este portal ha conocido la versión confirmada de que, días antes de que se firmara la adición a favor de Odebrecht, Riveira realizó una llamada telefónica a Luis Fernando Andrade director de la Agencia Nacional de Infraestructura con el propósito de urgirlo para que firmara el adendo al contrato de la Ruta del Sol 2.

¿Por qué el gerente de la campaña reeleccionista tenía interés en que se hiciera la multimillonaria adición a favor de Odebrecht, al punto de ejercer presión sobre el director de la ANI?

El doctor Riveira tiene una relación cercana con Manuel Parody, hermano de la exministra de educación, y uno de los accionistas más importantes de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena, empresa que tenía un claro interés en el puerto de Gamarra (Para conocer más sobre este episodio, puede leer “La ruta Parody”)

De izquierda a derecha: Manuel Parody, Cecilia Álvarez, Gina Parody y Enrique Riveira

Conocida la escandalosa capacidad corruptora de Odebrecht, que sobornó políticos de todos los niveles, resulta altamente preocupante que el gerente de la campaña de Juan Manuel Santos se entrometiera en la adición multimillonaria de un contrato a favor de una empresa que no solo repartía dinero a granel para comprar conciencias sino que también aspiraba a construir una vía que beneficiaría grandemente los intereses económicos de su pareja sentimental.

Luis Fernando Andrade tiene la palabra. Debe dar las explicaciones del caso y, sobre todo, contar exactamente cuál fue el alcance de la solicitud que  le hizo el entonces gerente de la campaña de Santos y hoy secretario privado de la presidencia, Enrique Riveira Bornacelli.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 17 de 2017