Todo indica que 2020 será el año de la guerra sucia por parte de la oposición al uribismo. Empezó con la historia reforzada y no comprobada de las supuestas chuzadas adelantadas por el Ejército, en contra de periodistas y dirigentes de la oposición. 

La nota de Revista Semana está cargada de imprecisiones, suposiciones y señalamientos velados cargados de mala fe. Una de las acusaciones más delicados es la que tiene que ver con la supuesta participación de un dirigente del Centro Democrático quien, según la revista, era la persona que recibía el contenido de las chuzadas llevadas a cabo por el ejército. 

La sindicación es demasiado grave, razón por la que, en el término de la distancia, debe revelarse el contenido íntegro de las interceptaciones y el nombre del dirigente uribista al que la revista -de histórica animadversión hacia el CD- acusa de ser el receptor de las mismas. 

Aquello no sucederá porque el director de ese medio de comunicación, el sobrino de Juan Manuel Santos, ha dicho que no tiene confirmación del hecho. Entonces, ¿por qué fue tan irresponsable de permitir que se incluyera la suposición en la publicación en cuestión?

Lo cierto es que el artículo de Semana le ha tendido un manto de duda a todo el uribismo y ha permitido que se desate una vulgar e irresponsable cacería de brujas. 

La fábrica de noticias, Noticias Uno, se ha valido de esa publicación para hacer todo tipo de suposiciones y conjeturas, dándole rienda suelta a las inferencias y a su estilo irresponsable de ejercer el periodismo. 

Sin prueba ninguna y amparándose en una supuesta -inventada- fuente anónima, en su más reciente emisión, se afirmó que el exprecandidato presidencial del Centro Democrático, Rafael Nieto Loaiza es la persona a la que los chuzadores del ejército, le “habrían” hecho entrega de las interceptaciones ilegales. 

De manera inmediata, el doctor Nieto desmintió la información y exigió la respectiva rectificación. En diálogo con LOS IRREVERENTES, el exprecandidato no ocultó su indignación y anunció que emprenderá acciones legales en contra del noticiero dirigido por la rabiosa antiuribista, la valluna Cecilia Orozco Tascón.

“Es una gran mentira. Noticias Uno tiene que mostrar las pruebas que sustenten la publicación que hicieron. He solicitado una rectificación inmediata y emprenderé las acciones judiciales correspondientes”, aseveró el doctor Nieto. 

Que nadie se llame a engaños: los enemigos del gobierno y del uribismo, se jugarán sus restos por hacerle invivible la gobernabilidad al presidente Duque inventando toda suerte de fantasías. Así mismo, como quedó evidenciado en el caso de Nieto Loaiza, los cañones apuntarán contra todo aquel que tenga aspiraciones presidenciales en 2022. 

El desafío está planteado: que los señores de Semana y Noticias Uno procedan a revelar la información que dicen tener, que le muestren al país las pruebas y permitan que toda Colombia oiga las supuestas chuzadas y las evidencias que sustenten el señalamiento canalla y temerario de que las grabaciones le fueron entregadas a un dirigente del partido regentado por el presidente Álvaro Uribe Vélez. 

Así mismo, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ya quedó notificado por parte de la izquierda y del santismo: van por su cabeza. El debate en el Congreso es inminente, razón por la que todo el uribismo, desde ya, debe cerrar filas entorno a él. 

@IrreverentesCol

Publicado: enero 14 de 2019