La campaña de la aspirante pastranista, Marta Lucía Ramírez, parece haber perdido el norte, luego de conocerse las últimas encuestas de opinión que no le son en absoluto favorables.

En vez de concentrarse en asuntos programáticos, la candidata ha preferido irse por el camino de la guerra sucia. A través de cuentas falsas en las redes sociales, empezaron a circular videos en los que se invita a votar por ella, a la vez que se insulta al presidente Uribe y al uribismo, con adjetivos francamente inaceptables.

Personas del más alto nivel en el Centro Democrático, que pidieron mantener su nombre bajo reserva, confirmaron su molestia frente a la guerra sucia desatada desde la campaña de la doctora Ramírez y rechazaron que ella, que busca ser la candidata de la coalición permita que se difundan mensajes degradantes contra el presidente Uribe y sus más cercanos colaboradores.

A lo anterior, se suma un hecho que también ha despertado suspicacias: el almuerzo que esta semana sostuvo la candidata Ramírez con el expresidente liberal César Gaviria, uno de los más enconados contradictores del uribismo. ¿Para qué se reunieron? ¿Busca la doctora Ramírez que el oficialismo liberal la apoye en la consulta del 11 de marzo?

Lo cierto es que en Antioquia, por ejemplo, líderes del liberalismo ya recibieron instrucciones precisas de movilizar a los militantes de ese partido para que en la consulta de la coalición del NO, voten a favor de Marta Lucía Ramírez.

En diálogo con este portal, el senador uribista José Obdulio Gaviria (60 en el tarjetón por el Centro Democrático), se refirió al caso de Ramírez en muy duros términos, asegurando que “la ambición de Marta Lucía no conoce límites. Para ella, las personas son como butacas para escalar y no socios o compañeros políticos para avanzar en conjunto. Su alianza con Fajardo y contra el uribismo en las elecciones locales de 2015, nos dejó debidamente notificados. Por eso, no me parece imposible que ella tenga una alianza ‘antinatura’ con el expresidente Gaviria”.

Resulta inaceptable para los electores de la coalición que integran Duque, Ordóñez y Ramírez que esta última busque alianzas con los opositores más radicales al presidente Uribe y el exprocurador Ordóñez. La contradicción es evidente: Marta Lucía aspira a ser la candidata de los ciudadanos que en el plebiscito votaron NO frente a los acuerdos con las Farc, con el respaldo electoral de los máximos exponentes del SÍ, empezando por el expresidente Cesar Gaviria, el más virulento opositor de Álvaro Uribe Vélez.

La doctora Ramírez, debería tener un gesto de transparencia con sus electores y no seguir jugando a todas las bandas. Ella, que no hizo campaña por el NO, no puede seguir aspirando a representar a esa mayoría ciudadana en las elecciones presidenciales de este año. Ella, que no comparte ni cree en los principios doctrinarios de la coalición, no tiene la autoridad para buscar ser la vocera de esos millones de colombianos que buscan que nuestro país salga del hoyo en el que fue introducido por Juan Manuel Santos.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 8 de 2017