Ante la actual coyuntura, pudo más el amor por Colombia que el ansia de poder en el corazón de los líderes de la “Coalición del No”. Prevalecieron los principios, los valores democráticos y la voz de la gente, por encima de cualquier otra consideración. ¡Gracias, Dios mío!

Unidos, como una sola expresión popular, escogeremos nuestro candidato para la Presidencia de la República el 11 de marzo, y elegiremos un Congreso que nos represente, capaz de enfrentar a los aliados de las Farc, portavoces del peligroso populismo que abraza el Socialismo del Siglo XXI, versión maquillada de ese comunismo asesino que hoy se pavonea con insolencia en diferentes lugares de nuestro continente, y se cierne como amenaza sobre Colombia.

Que les quede bien claro a quienes defienden los intereses de las Farc en sus agendas: con nuestro voto en Marzo, Mayo y Junio, vamos a salvar a nuestros hijos de los horrores que han vivido Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y tantos otros países de la región esclavizados por los intereses del narco-comunismo internacional.

Quienes impulsan los nombres de Fajardo, Petro, De la Calle y demás socios de las Farc, tendrán que enfrentarse a una Oposición Unida; y a pesar de que quieran imponer los planes del mayor cartel de narcotráfico del planeta, atropellando con leguleyadas la voluntad popular, ¡no pasarán!

¡Llegó el momento de la Grandeza por encima de los egos!

Desde hoy, Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez deben sumar ideas e inteligencias, para que quien resulte ganador de la consulta, pueda llegar con el apoyo de todos los sectores que encarnan “la Coalición del No” a la Casa de Nariño.

Celebramos que se haya llegado a una respuesta patriótica, como lo exige la actual situación del país. Que sea el Pueblo el que escoja al candidato.

Es importante que todos los colombianos, no importa donde estemos, en las costas o los valles, en las ciudades o en los campos, desempeñando labores en el comercio, la vida profesional, la academia o en las redes sociales, multipliquemos esfuerzos para compartir el mensaje de la Libertad en todos los escenarios y espacios posibles. No perdamos ni un segundo.

Que nuestra voz sea eco del sentimiento de protesta que hoy late en el corazón de una Nación asfixiada por las “jugarretas mamertas” de este gobierno entregado y entreguista: los comunistas de estrato 6, siguiendo órdenes de estancias superiores, no podrán robarnos el futuro ni acabar con la esperanza de nuestras familias.

Tal como lo dijo el gran Winston Churchill, en un histórico discurso de 1940, cuando el Reino Unido vivía el peor momento durante la Segunda Guerra Mundial: “¡Jamás nos rendiremos!”

Con todo respeto: Ha comenzado la gran batalla por la Libertad y la depuración de la justicia y la democracia colombianas. Destrocemos el libreto de quienes quieren acabar con nuestro país, siguiendo el camino de Venezuela.

“No hay grandeza donde faltan la sencillez, la bondad y la verdad.” León Tolstoi.

@tamayocollins

Publicado: enero 24 de 2018