La semana pasada en un hecho casi inadvertido, la Alcaldía de Bogotá publicó una gráfica según la cual cada cama nueva en el hospital transitorio de Corferias costaba algo más de 5 millones de pesos, mientras que las camas de los hospitales de Bosa, Usme y San Juan de Dios costaban en promedio 1.964 millones de pesos. Al ver la gráfica una y otra vez, no podía entender que la relación fuera de 370 a 1. Estupefacto, empecé a buscar la explicación de dicha publicación y de estos números que a mi parecer eran absurdos.

Averigüe que era mucho más eficiente poner las camas en Corferias, que hacerlos en otros hospitales que apenas estaban en construcción. Además era una defensa hacia los incesantes ataques organizados por parte de la izquierda radical que aseguraban que la alcaldesa despilfarraba los recursos públicos. Una vez entendido el sentido político, no pude evitar la curiosidad aritmética que me causaba tan asombroso logro.

En los casos de negocio siempre se tiene en cuenta el costo promedio del producto base, ejemplo: si voy a montar un colegio en el punto A y me cuesta prestar el servicio en promedio por niño al mes 100 y en el punto B me cuesta 108, muy probablemente, salvo alguna ventaja competitiva demostrable, escogeré el punto A. Dicho esto, evidentemente es mejor adaptar Corferias como hospital que poner más camas en otros hospitales. El tema es que en un caso de negocio se busca que la mayoría de las condiciones sean iguales (ceteris paribus) para no distorsionar los cálculos y tomar la decisión más acertada posible.

Sorpresa cuando leo en la gráfica que el criterio para calcular el costo de las camas de Corferias se basaba en el montaje y la dotación vs el criterio de los demás hospitales, que era el contrato completo de construcción, es decir, comparar peras con manzanas. Hasta ahí podríamos pensar en publicidad engañosa.

Han debido utilizar el mismo criterio: El costo total del hospital transitorio en Corferias fue de 200 mil millones de pesos que equivalen a 100 millones por cada una de las 2 mil camas, es decir que fue menos costoso que las camas de los demás hospitales, pero no 370 veces sino 20, aquí se debe hacer la salvedad de que estás camas son para atender casos de mediana y baja complejidad por unos meses, mientras que las demás camas se usarán permanentemente. En este punto pasamos de publicidad engañosa a la tergiversación de la información. Entiendo que los lideres para probar su punto llegan a utilizar hipérboles, relatos con una carga emocional importante e incluso ridiculizan al adversario político en la forma más baja de demagogia del siglo XXI, pero no le costaba nada a la alcaldía probar su punto diciendo la verdad.

Hago esta denuncia que parece no tener mayor relevancia en un momento en que todos los ciudadanos debemos estar unidos, en un momento en que celebro tanto las actuaciones del Gobierno Nacional como las de la administración distrital, entre esas la gran apuesta por el hospital de Corferias. Lo hago porque más que nunca necesitamos que nuestros líderes generen credibilidad, no sé si esa gráfica se publicó con conocimiento de la máxima autoridad de la alcaldía, pero creo que burlarse de la inteligencia de la gente para probar un punto político empobrece el debate. Tengamos cuidado en el mundo de la posverdad, empezando por nuestras autoridades.

@JuanPCamachoS

Publicado: abril 23 de 2020