En un boletín desde su celular, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, escribió, a raíz de la voladura de una torre de transmisión de energía eléctrica la semana anterior:

“hace dos décadas no se veía la extrema derecha estuviera tan feliz de que el ELN realizara un ataque a Medellín. Los extremos se juntan.”

Es incomprensible y oscuro este mensaje porque no se sabe a que extrema derecha se refiere el burgomaestre biche en asuntos de filosofía política. Dadas como están las cosas, la extrema derecha, según lo odios de los populistas pueden ser las fuerzas armadas, la policía y particularmente el ESMAT también pueden ser los partidos estables y tradicionales como el Liberal, Conservador y los movimientos como el Mira y otros similares. Extrema derecha también puede cobijar, según los cánones del populista al Centro Democrático, a Cambio Radical y el partido de La U. Don Daniel Quintero tiene el deber de denunciar a quienes alaban, prohíjan y respaldan los actos terroristas del ELN, que en este caso son de la mayor gravedad porque inician una racha de actos explosivos contra la comunidad y especialmente contra los bienes de las empresas públicas que son el orgullo de los Antioqueños.

Don Daniel Quintero ahora si está en la obligación de decirnos cuál es la izquierda que él defiende o en la que milita secretamente. ¿Es acaso la izquierda marxista leninista que practican y publicitan las Farc y el Partido comunista? ¿O es por desgracia la izquierda maoísta  que causó miles de muerte por la revolución cultural en China? Hay otras tendencias de la izquierda internacional que pueden ser las que anidan en su corazón trashumante como el Castrismo que todavía informa a los líderes seniles bajo el título de Socialismo del siglo XXI. No puede olvidar el señor burgomaestre que todavía existen los trotskistas que aun llevan la rosa roja en la solapa del saco negro. Dada la inmadurez de nuestro alcalde que ahora pretende dividir la ciudadanía medellinense entre izquierdistas y derechistas, no es nada extraño que Don Daniel Quintero tenga en su formación las profundas y valiosas aportaciones a la política del militarote Hugo Chávez  Frías cuyo espíritu maligno todavía ronda en los cuarteles de la guardia Venezolana y su comandante Maduro, en las alturas de la ciudad de La Paz que ahora no tiene Paz. ¿Acaso el alcalde recogió las semillas de la poetisa agitadora María Cano de los años 30 del siglo pasado cuando pusieron las bases para el Partido Comunista Colombiano?  Es posible también que Don Daniel recoja las tesis del Gaitanismo que en el fondo, al descubrirse los verdaderos alcances de sus predicamentos, los resultados eran las prácticas fascistas de la escuela mussoliniana en que se formó.

Queda el Alcalde con la deuda de aclararles a los medellinenses su intención de dividirlos en Derecha e Izquierda, para lo cual no le faltará asesores. Deberá también observar con la lente de su chamboneria administrativa que en el Consejo de Medellín existen derechistas que hacen parte de la coalición que lo apoya. En resumidas cuentas usted que confunde los marchantes pintureros con los vándalos anarquistas y que con su policía no ha sido capaz de descubrir las guaridas de donde preparan las acciones violentas contra la sociedad democrática y pacífica, deducirá que la extrema derecha no somos los que no votamos por usted o los que dejaron de votar por su alternativa los cuales somos la gran mayoría de una ciudad que tiene casi 3 millones de habitantes y donde usted no sacó si no 303420 votos mientras los demás candidatos 398000 votos. En consecuencia usted debe trabajar por la ciudad y no dividirla porque sale perdiendo por una mayoría que no votó por usted y por una mayoría que se abstuvo en escogerlo.

Bien vale la pena bajarle unos grados a la estupidez y subirle unas rayitas a la lucidez.

Jaime Jaramillo Panesso

Publicado: febrero 12 de 2020