Era evidente que la justicia debía halar la cuerda de la finca de Monsalve en la zona cafetera, adquirida mientras ese delincuente rendía falso testimonio contra el presidente Álvaro Uribe Vélez. 

Puede leer en Los Irreverentes

Apareció la finca de Monsalve

El predio, de más de 22 hectáreas de extensión, ubicado en una zona donde se produce el mejor café de Colombia, fue tranzado por una cifra irrisoria, hecho que encendió todas las alarmas de la justicia. 

El negocio fue finiquitado por la esposa del falso testigo al servicio de Iván Cepeda, alias ‘Don Iván’, la señora Deyanira Gómez quien ahora vive como supuesta refugiada política en Canadá. 

La transacción se realizó en dos momentos. La primera mitad de la finca, fue negociada y traspasada el 20 de abril de 2016, cuando Deyanira Gómez Sarmiento le compró a Leonardo Hoyos Gómez por $27 millones de pesos el 50% de la propiedad registrada con el nombre de ‘La Veranera’.

El 21 de junio de 2018, el otro 50% fue traspasado -previo pago de otros supuestos $27 millones- a la mamá de Monsalve, la señora Luz Marina Pineda. 

Para la Fiscalía General, es evidente que aquel negocio fue una puesta en escena. Primero, por el valor de la transacción, pues el precio comercial de la finca es cerca de 10 veces más de lo que la familia Monsalve pagó por ella. 

Según el CTI, ‘La Veranera’ tiene un valor real de poco más de $454 millones de pesos, razón por la que fueron decretadas unas medidas cautelares con el fin de iniciar un proceso de extinción de dominio, pues resulta evidente que el patrimonio de Deyanira Gómez y de la mamá de Monsalve no es suficiente para justificar esa compra.

La incautación de la finca, es el primer paso que seguramente desembocará en el desmantelamiento de una red de corrupción, poniendo en evidencia lo que todo el país intuye: que a Monsalve le pagaron su falso testimonio contra el presidente Álvaro Uribe Vélez, con esa finca. 

Y en ese punto, los reflectores apuntarán hacia una persona: el senador de las Farc y peligroso jefe comunista Iván Cepeda Castro, alias ‘Don Iván’. 

Es sabido que organizaciones afines a Cepeda Castro, irrigaron millones de pesos a la familia de Monsalve, presentando dichas transacciones como supuestas ‘ayudas humanitarias’. Cuando se ha inquirido sobre el particular, la respuesta ha sido que los Monsalve son personas extremadamente pobres que no tenían con qué comer, razón por la que las ONG afines a Cepeda optaron por brindarles ayuda. Resulta incomprensible que personas que supuestamente viven en la miseria, tengan dinero para comprar una finca en una de las regiones del país en la que la tierra es más costosa. 

Merece todo el aplauso la decisión de la fiscalía del doctor Francisco Barbosa, pues el caso de la finca de Monsalve, ahora a buen recaudo de la justicia, será el punto de inflexión en el complot contra el presidente Uribe y permitirá que el país conozca los pormenores de la tramoya que fue trazada por Cepeda Castro, conocido de autos como el cabecilla del cartel de los falsos testigos que opera en Colombia. 

@IrreverentesColPublicado: octubre 25 de 2020