En estas semanas, cuando se ha puesto en evidencia la red de falsos testigos que operaron en el caso del ‘Carrusel de la Contratación’ de Bogotá, todos ellos articulados por subalternos de los exfiscales Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo Torres, se ha despertado el interés sobre el saqueo de los recursos públicos de la capital de la República.

Puede leer en LOS IRREVERENTES

Aparece nuevo foco de corrupción de Montealegre y Perdomo

Los investigadores de ese caso, por el que los hermanos Samuel e Iván Moreno fueron condenados a largos años de prisión, calculan que las arcas bogotanas fueron asaltadas en más de mil millones de dólares. 

Han pasado 9 años desde que estalló el escándalo, sin que el Estado haya podido recuperar el dinero robado a través de sofisticadas operaciones financieras que sirvieron de apoyo para sustraer los recursos hacia el exterior, específicamente los Estados Unidos. 

En mayo del año pasado, la justicia ordenó la captura del empresario santandereano y exembajador del gobierno de Pastrana, Fernando Marín quien hizo parte del entramado para facilitar el movimiento de la plata robada por los hermanos Moreno hacia la ciudad de Miami donde, según las autoridades colombianas y estadounidenses Marín, en asocio con un empresario barranquillero que ha sabido ‘volar por debajo del radar’ de la justicia realizó multimillonarias inversiones en proyectos inmobiliarios en el condado de Miami-Dade que sirvieron para “legalizar” las platas robadas de Bogotá.

El socio de Marín es el señor Luis Eduardo Cárdenas Gerlein un sujeto cuyo nombre aparece repetidas veces en los múltiples expedientes del ‘Carrusel de la Contratación’ y sin embargo no ha sido llamado para que responda por su participación en el desfalco que lesionó gravemente a las finanzas de Bogotá. 

El 8 de agosto de 2005, a través de una oficina de abogados ubicada en el exclusivo barrio de Coral Gables en Miami, Cárdenas Gerlein creó y registró a la empresa Macala Llc, en la que, de acuerdo con los registros públicos, Fernando Marín y él figuran como “managers” de la misma. 

Macala Llc estuvo activa hasta el año 2016.

Samuel Moreno asumió como alcalde de Bogotá en enero de 2008 y fue suspendido por el entonces procurador Alejandro Ordóñez Maldonado en marzo de 2011, cuando el país conoció el monumental robo del que fue víctima la ciudad. 

A través de su empresa Macala Llc, Luis Eduardo Cárdenas Gerlein lideró la red para blanquear el dinero robado. Gracias a los mecanismos de cooperación judicial celebrados entre Colombia y el FBI se pudo descubrir, por ejemplo, que Cárdenas y Marín participaron en la construcción de un megaproyecto de apartamentos en Miami en las inmediaciones del aeropuerto de esa ciudad. 

Los peritos de la fiscalía colombiana aseguraron que dicho condominio tiene un valor superior a los U$60 millones de dólares. 

Uno de los objetivos de la fiscalía de Francisco Barbosa consiste en llevar ante la justicia a las personas que participaron en el ‘Carrusel de la Contratación’ y que han logrado evadir a las autoridades. Además de ponerlos a responder penalmente, se buscará la forma de incautar sus bienes tanto en Colombia como en el exterior con el fin de reparar a la capital colombiana. En esa misma línea, este portal ha establecido que uno de los objetivos inmediatos de la fiscalía es el misterioso Luis Eduardo Cárdenas Gerlein. 

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 25 de 2020