Galán, el independiente…

Con esta falsa premisa Carlos Fernando Galán ha puesto en marcha una campaña que, por ahora, lo tiene punteando en las encuestas. ¿Por qué digo que es una mentira? Muy sencillo.

Galán no es para nada independiente. Toda su carrera política la ha hecho al lado de German Vargas Lleras. La relación entre estos es tan estrecha que se remonta al ejercicio político de Luis Carlos Galán en los 80´s. Su cercanía, en otras palabras, es una cuestión que supera lo profesional y se concreta en el ámbito familiar.

Por eso, llegó a ser Concejal de Bogotá, Secretario de Transparencia de la Presidencia y Senador. Cargos que logró bajo la sombrilla de Germán Vargas, a tal punto que este lo puso de Director de Cambio Radical, partido donde militó más de 10 años.

En este contexto, ¿está realmente Galán alejado de Cambio Radical? Difícil decir que sí, más aún cuando esa colectividad no postuló candidato oficial a la Alcaldía para estas elecciones ni tampoco respaldó a alguno de los aspirantes actuales.

En otras palabras, el “distanciamiento” entre Galán y Cambio Radical pareciera ser más una estrategia de campaña antes que un verdadero acto de sinceridad, ¿o acaso a cuál candidato apoyarán los 9 actuales Concejales de la colectividad que acata irrestrictamente las ordenes de Lleras?  No se quedarán sentados en la casa esperando que gane Claudia López o Uribe…

Ahora bien, que Galán cuente con el respaldo de German Vargas no es per se algo malo. De hecho, hubiera sido bastante provechoso que alguien con el talante y la experiencia del ex Vicepresidente o líderes cercanos a él como el ex Ministro Juan Carlos Pinzón postularan sus nombres para ser Alcalde de Bogotá.

Sin embargo, que Galán haya decidido posar de independiente no es otra cosa distinta a un vil acto de mojigatería, más aún cuando el primer anillo de su campaña es de las entrañas de Lleras, como sucede con el ex Ministro David Luna.

Tal acto de hipocresía denota la falta de carácter con que Galán llegaría a gobernar a Bogotá. Poco se puede esperar de alguien que no tiene la gallardía de reconocer públicamente la lealtad y la gratitud con quien lo ha ayudado en el pasado.

Más allá de esto, lo cierto es que una victoria de Galán le brindaría a Lleras el oxigeno necesario para resurgir políticamente tras la aplastante derrota del 2018. Tener de aliado, por no decir títere, al mandatario que administra un presupuesto de más de $25 Billones de pesos y cuenta con la nómina de funcionarios y contratistas más grande del País, después del Gobierno Nacional, es sin lugar a dudas el combustible que le permitirá a Vargas levantarse de las cenizas y, quien sabe, perfilarse para las elecciones del 2022.

@LuisFerCruz12

Publicado: octubre 16 de 2019