El día 18 de diciembre de 2018, en medio del debate que se lleva a cabo por cuenta de la Ley de Financiamiento, la representante a la cámara, Gloria Beatriz Zorro Africano, hizo público que fue agredida por el congresista León Freddy Muñoz del Partido Verde.

El representante del Partido Verde agravió a la Congresista diciéndole:  “cállese, zorrita”. Un insulto que a todas luces habría generado un escándalo a nivel nacional, pero si el agresor hubiera sido una persona de derecha y el agredido alguien de izquierda. ¿Por qué razón la izquierda tiene patente de corso para hacer lo que se le venga en gana y no pasa nada? Resulta curioso e indignante ver a los medios de comunicación callados y a las feministas sin condenar el lamentable hecho.

Situación diferente se generó cuando el Ernesto Macías – Presidente del Senado- le dijo “niña” a una de las líderes estudiantiles que se encontraba dando un largo discurso en las instalaciones del Congreso. La inmensa mayoría de medios de comunicación armaron un escándalo e incluso tacharon al dirigente uribista con los peores calificativos.  ¿Resulta peor decirle “niña” a una adolescente que gritarle “cállese: zorrita” a una parlamentaria? En Colombia parece que sí.

Muchas reacciones sorprendieron, pero quizás una de las declaraciones que mayores repercusiones tuvo fue la de Claudia López. La ex senadora que fue una de las personas que más escándalo hizo cuando el Presidente del Senado le dijo “niña” a una de las líderes estudiantiles; le restó importancia al hecho que involucraba a su gran amigo León Fredy Muñoz.  Expuso que la reacción del representante fue un “error humano” que cualquiera podría conocer. 

Resulta sorprendente la doble moral de la izquierda y lo indulgente que resultan los medios de comunicación cuando los protagonistas de hechos bochornosos como el señalado son de la izquierda colombiana.

Doble moral.

@josecuellob

Publicado: diciembre 20 de 2018