Acompañado por la firma de 1.3 millones de colombianos, el Centro Democrático presentó una demanda de inconstitucionalidad contra el denominado “Acto Legislativo para la Paz” ante la Corte Constitucional.

LOS IRREVERENTES pudieron establecer que la demanda fue redactada por el precandidato uribista a la presidencia, Iván Duque Márquez quien en diálogo con este portal aclaró que dicho acto legislativo es, en la práctica, una sustitución de la Constitución del 91 y explicó los argumentos que fueron invocados en la demanda: “El Congreso de la República queda sometido a la voluntad del presidente porque éste no podrá debatir ni modificar ningún artículo que llegue al legislativo, salvo que el gobierno conceda la respectiva autorización. La constitución establece que ésta puede ser modificada cuando se hayan cumplido 8 debates. Gracias al acto legislativo demandado, las modificaciones se harán de manera express, con sólo 4 debates. El presidente quedó facultado para expedir decretos con fuerza de ley que exceden los límites que sobre éstos ha fijado la Constitución y la ley. Así mismo, los acuerdos de La Habana serán incluidos en el bloque de constitucionalidad, lo que hará que las leyes futuras se hagan con ajuste a las exigencias de las Farc, organización que quedó revestida con poder constituyente. Finalmente, se está creando un fondo para la paz que para su subsistencia el presidente tendrá la facultad de incluirlo en un plan de inversiones por 20 años con la posibilidad de hacer todos los arreglos institucionales que les plazca”.

Durante más de 2 meses, el uribismo recorrió las principales ciudades y pueblos de Colombia recolectando firmas para acompañar esta demanda y el resultado fue sorprendente. Un millón trescientas mil personas se sumaron a la iniciativa poniendo su rúbrica en las planillas que fueron entregadas en la Corte Constitucional, lo que constituye un hecho político sin precedentes.

El otro precandidato del uribismo a la presidencia, Carlos Holmes Trujillo, quien hizo parte de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Carta de 1991, le comentó a LOS IRREVERENTES que “la demanda de inconstitucionalidad al ‘Acto Legislativo para la Paz’, es una demanda en defensa de la Constitución. Es una demanda en defensa de las instituciones. Es una demanda en defensa de la ley. Es una demanda en procura de la paz que llegará a Colombia en la medida en que sepamos defender nuestra estructura constitucional y legal”.

Resta esperar el manejo que la Corte Constitucional le dé a la demanda impetrada por el uribismo y que refleja el sentir y el inconformismo de más de un millón de ciudadanos que se movilizaron activamente en defensa de la institucionalidad colombiana, seriamente amenazada por cuenta de la obsesión del gobierno por sacar adelante un proceso de paz signado por la impunidad a los perpetradores de los peores crímenes que se puedan cometer contra la humanidad.

 

@IrreverentesCol