Continúa desplomándose la farsa de la extrema izquierda en el sentido de que el mafioso de las Farc, alias ‘Jesús Sántrich’ es una supuesta víctima de una trampa urdida por el exfiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez con el apoyo del gobierno norteamericano, específicamente de la agencia antidrogas de ese país. 

Puede leer en LOS IRREVERENTES

El narcodebate

La tesis de los amigos y defensores del capo ‘Sántrich’, entre quienes se encuentran Roy Barreras, Gustavo Petro, Iván Cepeda alias ‘Don Iván’ y la polémica periodista María Jimena Duzán, apunta a que el terrorista de las Farc fue engañado y casi obligado a hablar de la negociación de un alijo de 10 toneladas de cocaína con delegados de la mafia mexicana.

Los argumentos de esas personas, reconocidas por sus afinidades con el extremismo neocomunista, son ridículos y fácilmente desmontables como efectivamente hizo el exfiscal Martínez Neira por medio de un careo radial sostenido con la Duzán, conocida de autos por el ejercicio de la defensa mediática y periodística del narcotraficante ‘Sántrich’.

Pero hacía falta una declaración que le pone punto final a la cadena de especulaciones: la del gobierno americano. 

En efecto, en las últimas horas, la embajada de los Estados Unidos en Bogotá emitió una comunicación que recoge la versión de la DEA sobre los hechos relacionados con el caso ‘Sántrich’, por quien valga recordar, pesa una inmensa recompensa de U$10 millones de dólares. 

“La Administración de Control de Drogas (DEA) y otros representantes de la aplicación de la ley de Estados Unidos en Colombia trabajan en estricto cumplimiento de las leyes de Estados Unidos y de Colombia y bajo la supervisión de los fiscales de ambos países. La DEA y otras agencias siguen procedimientos sobre el desarrollo de casos y métodos de investigación que cumplen con las leyes de Estados Unidos y Colombia. Cualquier afirmación en sentido contrario no tiene fundamento y sólo socava nuestro esfuerzo conjunto para combatir el crimen transnacional. La cooperación entre Estados Unidos y Colombia en las áreas de la aplicación de la ley y la extradición ha combatido durante muchos años el tráfico de drogas, el turismo y el abuso sexual de niños, la trata de personas, la corrupción transnacional y el terrorismo entre otros delitos…”.

Queda perfectamente claro que la operación contra el capo ‘Sántrich’ se planificó y ejecutó con apego a las normas legales colombianas y norteamericanas. La declaración de la DEA resulta esclarecedora y confirma, una vez más, que los miembros de la narcobancada afecta a la mafia y la periodista de marras, efectivamente están haciéndole un mandado a un mafioso de altísima peligrosidad que es, así mismo, considerado como un objetivo de alto valor para las autoridades judiciales de los Estados Unidos. 

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 4 de 2020