Durante los 4 años que la agresiva Claudia Nayibe López ocupó una curul en el senado de la República, muchos fueron los cuestionamientos en su contra, empezando por sus formas arrabaleras, vulgares y ordinarias.

Pero también fue cuestionada por su ausentismo. Ella, enferma por la figuración mediática, incumplió sus deberes parlamentarios para atender citas periodísticas, olvidando que los colombianos le pagaban su multimillonario y privilegiado sueldo para que estuviera en el Capitolio y no en las cabinas de radio ambientando su remedo de candidatura presidencial.

El senador uribista Alfredo Ramos fue quien más denunció los abusos e ilegalidades de la violenta Claudia Nayibe López, ausentista consuetudinaria que llegó al extremo de impulsar y votar a favor de un proyecto de ley que busca eliminar del código penal el delito de la calumnia, sin haberse declarado impedida, pues contra ella pesa más de una docena de denuncias por ese delito.

Con más pena que gloria fue el paso de Nayibe por el Capitolio nacional. Su gestión fue la de una vocinglera con evidentes desequilibrios e incapacidad para contener su lengua venenosa y calumniadora.

En la última sesión ordinaria del senado, cuando se discutía el proyecto de ley de sometimiento a la justicia de las Bacrim, el senador Alfredo Ramos, en un acto de delicadeza y transparencia, presentó un impedimento, pues su padre –el exgobernador Luis Alfredo Ramos Botero- está injustamente procesado por la corte suprema de justicia por supuestamente haber tenido vínculos con las desaparecidas estructuras de autodefensa.

A través de su cuenta de Twitter, Claudia Nayibe López envió un mensaje brutal, muy propio de su estilo y de sus formas poco pulidas y elaboradas: “Senador del CDemocratico Alfredo Ramos Maya se declara impedido para votar proyecto de sometimiento de las Bacrim porque un familiar (su padre Alfredo Ramos Botero) está investigado. Es decir que acepta que su padre perteneció o pertenece a una Bacrim. Qué bonita familia…”.

El senador Ramos reaccionó ante semejante mensaje dejando en claro muchas cosas, empezando por recordar que, en virtud de la investigación temeraria de que está siendo objeto su padre, él se declaró impedido en la discusión de todos los proyectos relacionados con asuntos de tipo penal.

Igualmente, recordó que Nayibe literalmente se robó el sueldo que recibe como senadora por cuenta de la cantidad de sesiones de las que se fugó ya fuera para hacerse entrevistar o para atender sus asuntos electoreros cuando fungió fallidamente como precandidata presidencial.

En su intervención, el senador Ramos puso en su lugar a Nayibe al decir que “la senadora corrupta no puede hablar de lucha contra la corrupción cuando tiene tanto que decirle al país; se roba el salario y se quiere beneficiar quitándose procesos penales de encima. Bandida”.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 21 de 2018