De acuerdo con información proveída por la Cámara de Comercio de Bogotá, el día 15 de septiembre de 2014 la periodista de Blu Radio, Camila Inés Zuluaga Suárez y su pareja permanente Heinrich Reinhart Dienes Díaz, constituyeron la empresa denominada Reinhard Dienes Studio S.A.S.

En la matrícula mercantil de esa sociedad, figuran como representante legal principal y representante legal suplente, el señor Dienes y la periodista Zuluaga Suárez.

Según los estatutos inscritos de Reinhard Dienes Studio S.A.S., los representantes legales “pueden celebrar o ejecutar todos los actos y contratos comprendidos en el objeto social o que se relacionen directamente con la existencia y funcionamiento de la sociedad”   

La sociedad de la familia Dienez-Zuluaga, tiene como objeto principal “el diseño y comercio al por menor y al por mayor de muebles y artículos de uso doméstico, la asesoría y el diseño de interiores, elaboración de todo tipo de empaques y productos industriales. Cualquier actividad relacionada con el área de publicidad y mercadeo…”.

En el gobierno de Santos, abundaron los periodistas que fueron favorecidos con contratos estatales. La señora Zuluaga y su cónyuge, están entre ellos. 

Mientras fungía como parte de la mesa de trabajo de W Radio desde donde fustigaba con virulencia a los opositores al gobierno de Santos, el cónyuge de la Zuluaga celebraba contratos con el Estado.

A través de los procesos ADC-2014-197 y ADC-2014-327 suscritos entre el señor Heinrich Reinhart Dienes Díaz -representante legal de la firma que lleva su nombre y en la que Camila Inés Zuluaga figura como representante legal suplente-  y Artesanías de Colombia -entidad adscrita al famélico Ministerio de Cultura-, se contrató el “suministro de diseño de líneas de productos de muebles auxiliares de mesa, decoración y de cerámico en los diferentes proyectos de Artesanías de Colombia acorde a los criterios establecidos por la Entidad para tal fin”.

El primer contrato fue suscrito el 24 de enero de 2014 y el segundo, el 1 de octubre del mismo año, luego de que se perfeccionara la reelección de Juan Manuel Santos, de la que Zuluaga fue una entusiasta promotora a través de los micrófonos radiales. 

En las actas de liquidación de los contratos, se lee que “que el contratista cumplió a satisfacción…” el objeto de los mismos y se dio vía libre al pago de los honorarios pactados: $15 y $14.4 millones de pesos. 

¿Cuáles fueron los “diseños” entregados por Dienes? ¿Por qué se habla de unos Balígrafos –estilógrafos elaborados con casquillos de balas de fusil mandados a hacer por el gobierno de Santos como parte de la propaganda oficial a favor del proceso con la banda terrorista Farc- cuando los contratos hacen referencia a unos “diseños”?

Lo cierto es que la empresa en la que la periodista Zuluaga y su esposo figuran como representantes legales, ha tenido buena suerte en materia comercial.

Reinhard Dienes Studio S.A.S. fue constituida con un capital social de apenas $10 millones de pesos. De acuerdo con la información de esa empresa, en 2018 tenía un solo empleado y el año pasado contrató a 8 más. 

Y lo mejor: en 2015 registró una utilidad neta de $207 mil pesos, pero 3 años después -31 de diciembre de 2018-, ésta fue de $457.781.110 pesos. Sus activos pasaron de $119.878.457 pesos en 2015 a $1.142.058.044 pesos en 2018. 

Un gran ejemplo de emprendimiento cuya información empresarial sospechosamente no aparece registrada en Superintendencia de Sociedades, algo que es de obligatorio cumplimiento.  

El buen desempeño de Reinhard Dienes Studio S.A.S. permitió que el esposo de la periodista Zuluaga estableciera el año pasado un hostal en el tradicional barrio La Soledad, en la capital colombiana. Se trata de Hostel Bandido, registrado en la Cámara de Comercio de Bogotá el 28 de agosto del año pasado y bajo la representación legal del señor Dienes Díaz, quien además figura como “accionista único”. 

La señora Zuluaga y su pareja permanente tienen la total libertad de hacer empresa y de prosperar económicamente. También pueden celebrar contratos con el Estado pero ella, por transparencia con su audiencia, debería poner de presente esa realidad sin maniobras dilatorias ni subterfugios del estilo que utilizó para hacerle el quite a las gravísimas sindicaciones que en su momento hizo en su contra el condenado empresario Miguel Nule, quien denunció ante la Fiscalía General de la Nación haberle entregado dinero en efectivo para financiar la adquisición de un vehículo.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 20 de 2020