El 6 de noviembre se cumplirán las elecciones parlamentarias en las que se renovará el 35% del Senado y los 435 miembros de la Cámara de Representantes. Después de 29 años en la Cámara, la republicana Illeana Ross-Lehtinen ha decidido dar un paso al costado.

La prestigiosa periodista cubanoamericana, María Elvira Salazar busca ser el reemplazo de Ross-Lehtinen, quien aspira a ser elegida por el distrito 27, ubicado en el condado de Miami-Dade y parte del condado de Monroe.

Para Colombia, sería fundamental que la periodista Salazar lograra ese escaño, pues ella ha sido una firme defensora de nuestra democracia. Desde sus espacios periodísticos, defendió abiertamente los avances de nuestro país durante el gobierno del Presidente Uribe, particularmente en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Sin ser colombiana, Salazar es una defensora y promotora de las ideas uribistas, razón por la que el propio presidente Uribe a través de un video le expresó su gratitud por su “comprensión y apoyo a nuestra defensa de un país seguro, sin narcotráfico. Un país con una gran inversión privada con políticas sociales. Hemos encontrado en ti una gran solidaridad en nuestro combate al castrismo, al chavismo y a todos esos modelos que han hecho tanto daño en América Latina cuando han querido imitar al castrismo y al chavismo, así sea parcialmente”.

A lo largo de los años, el presidente Uribe ha establecido estrechas y fluidas relaciones con sectores tanto republicanos como demócratas de los Estados Unidos, pues en ambos partidos ha tenido aliados de primer nivel para la defensa y promoción de sus ideas y propuestas políticas.

Para nadie es un secreto que el gobierno de Juan Manuel Santos dejó en un pésimo estado las relaciones con los Estados Unidos, por cuenta de la debilidad de su administración en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Sin llamarnos a engaños, si este año el gobierno Trump no descertificó a Colombia en materia de narcotráfico fue gracias a la esperanza que despierta en la administración estadounidense la llegada al poder del presidente Iván Duque.

Esa realidad obliga a que Colombia tenga al mayor número de aliados tanto en el gobierno de los Estados Unidos como en el Congreso de ese país. Con María Elvira Salazar, la administración Duque tendrá una aliada para atender los nuevos desafíos de su gobierno. Para reducir el inaceptable número de hectáreas cultivadas con coca –que sobrepasa a las 210 mil-, Duque necesitará del apoyo irrestricto en todos los aspectos por parte de los Estados Unidos.

Así mismo, Colombia, tal y como lo advirtió el canciller Carlos Holmes Trujillo, tendrá que hacerle frente a una situación de suma gravedad: la emigración masiva de ciudadanos venezolanos que en los próximos meses huirán de la dictadura de Nicolás Maduro.

De acuerdo con el ministro Trujillo, alrededor de 4 millones de personas saldrán de Venezuela y muchas de ellas, obviamente, pasarán por Colombia. Y nuestro país no tiene ni la infraestructura ni los recursos para atender esa situación. Motivo de más para apostarle a tener aliados de primer nivel en Congreso norteamericano, como María Elvira Salazar.

Una cosa es a Colombia de Santos, cuyo discurso y agenda política diferían abiertamente de los intereses norteamericanos y otra muy distinta la Colombia actual en la que nuestra agenda exterior está alineada con los propósitos de la sociedad estadounidense.

Con María Elvira Salazar en la Cámara de Representantes, Colombia tendrá a una congresista pro Colombia. Ella, está en contra de la impunidad de criminales de lesa humanidad, está a favor de la extradición de narcotraficantes y, sobre todo, es una convencida de la necesidad de luchar a brazo partido en contra de la tragedia de las drogas ilícitas.

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 5 de 2018