En diciembre de 2016, cuando acababa de oficializar su aspiración como precandidato a la presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque le concedió una entrevista a LOS IRREVERENTES, en la que planteó su agenda para enfrentar a los corruptos. 

Aquella entrevista, vuelve a ser vigente luego de que en las últimas horas el presidente de la República anunció la creación de un bloque de búsqueda contra los corruptos.

“Vamos a implementar varias medidas como una reforma integral al financiamiento de la política con sanciones efectivas a quienes se vuelen los topes o manejen contabilidad oculta. Vamos a crear una red de cooperantes y de recompensas para las denuncias de corrupción empezando por la denuncia de quienes pidan sobornos y quienes los ofrezcan. Activaremos una línea 1800 para denuncias rápidas, Le pondremos coto a los abusos de la contratación directa, los convenios ínter-administrativos y las licitaciones con proponente único. Vamos a enfrentar los abusos en los Planes de Ordenamiento Territorial que están creando relaciones turbias entre constructores y autoridades locales y algo muy importante vamos a introducir una reglamentación del cabildeo privado y una reforma a las relaciones entre el legislativo y el ejecutivo haciendo transparente las solicitudes presupuestales regionales y todas las visitas de Congresistas a despachos públicos, para evitar chantajes cruzados. El Nuestro será un gobierno de cero tolerancia con la corrupción”.

Aquellas fueron las palabras del entonces candidato a la presidencia, quien cerró aquella entrevista aseverando que “los dineros producto de la corrupción serán perseguidos sin tregua y para ello necesitamos mejorar la capacidad de proceder para las extinciones de dominio. Es una vergüenza que en Colombia apenas tengamos menos de 5 jueces de extinción de dominio. La investigación, sanción y extinción de dominio deben proceder ágilmente para que los corruptos no tengan resguardo en ningún lugar”.

Desde su posesión como presidente de la República, Duque ha dado pasos en el sentido correcto para hacerle frente a la corrupción desbordada que heredó del gobierno anterior. Medidas eficaces como la implementación de los denominados “pliegos tipo” para la contratación con un golpe letal a las licitaciones amañadas, en las que desde el origen eran direccionadas para favorecer a determinados contratistas.

La mermelada es una de las grandes venas rotas por las que se escapa buena parte del presupuesto nacional. A través de los tristemente célebres “cupos indicativos”, los parlamentarios amigos del régimen santista, se embolsaron billones de pesos que debieron ser destinados a la construcción de obras públicas necesarias en distintas regiones del país.  

La creación del bloque de búsqueda contra los corruptos, es una acción necesaria para lograr la identificación plena de los principales cabecillas de ese flagelo que destroza, como un cáncer, a la nación colombiana. 

El gobierno no puede descartar una sola acción y, como en su momento lo planteó el exfiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez, cuando corresponda, debe procederse con la extradición a los Estados Unidos de aquellas personas involucradas en actos de corrupción que por alguna u otra razón, hayan movido dineros a través del sistema financiero norteamericano. 

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 11 de 2020