El jueves de la semana pasada reapareció el excandidato a la gobernación de Santander, Leonidas Gómez, difundiendo en las redes sociales, y a través de un video, un “twitteraton” #OrdoñezNoesDigno que busca obstaculizar una condecoración que le otorgará la Asamblea de Santander al exprocurador Alejandro Ordoñez.

¿Pero quién es Leonidas Gómez? Fue un aspirante a la gobernación de Santander, y se presentó argumentando ser independiente y abanderado de la “dignidad santandereana”. Después de su derrota y de sus positivos resultados electorales ha seguido en campaña desde el diario regional Vanguardia Liberal que le permite su autoproclamación a través de su columna dominical. Por otra parte varias universidades, sindicatos y ONGs lo invitan con frecuencia como conferencista “experto en turismo”.

Su última aparición proselitista fue en la campaña del plebiscito donde se declaró jefe de debate del “SÍ” y vocero de la reconciliación y el perdón. Posteriormente y con las primeras escaramuzas de la próxima campaña presidencial, “el independiente Leonidas Gómez”,  se convirtió en anfitrión de los candidatos presidenciales de la izquierda; de igual forma funge como jefe de debate de Claudia López, Sergio Fajardo, Jorge Enrique Robledo, y Gustavo Petro: “una vela para cada santo” (Ver Jorge Enrique Robledo, alternativa presidencial de unidad y cambioSergio Fajardo, el candidato presidencial que puede inclinar la balanza).

Por supuesto, nada tiene de malo que Leonidas Gómez, sea de izquierda, ni más faltaba, está en todo su derecho y libertad democrática. Lo censurable es que siga con la careta de “independiente” y distante de los grupos políticos cuando su actuar de ahora y del pasado lo ubican como militante activo y radical de los partidos de izquierda. También no tiene nada de malo y tiene el derecho de no compartir y distanciarse del pensamiento y actuar político de Alejandro Ordoñez. Lo  que no es admisible o no tiene derecho es a promover e incitar un linchamiento mediático por redes sociales contra el exprocurador, único santandereano en la última década en ocupar un cargo nacional de repercusión en la vida institucional, y donde le dio oportunidad laboral a más de 500 santandereanos.

La campaña mezquina, de desprestigio, odio y malquerencia que promovió Leonidas Gómez, contra el nombre y la humanidad de Alejandro Ordoñez, es un acto infame, ruin: una verdadera bellaquería.

Le pregunto a Leonidas Gómez: ¿Cuál es el crimen o el acto delincuencial que cometió Alejandro Ordoñez para que usted lo “sentencie” como persona indigna en Santander?

¿Por qué no le parecía indigno Alejandro Ordoñez cuando ejercía de procurador y lo visitaba en su apartamento de Bucaramanga para buscar su apoyo electoral o exigir  fallos disciplinarios contra sus contradictores políticos?

Tampoco es correcto señor Leonidas Gómez, usar el fallo (cuestionado y polémico) del Consejo de Estado donde se decretó la nulidad de la elección del Procurador por parte del Senado de la República, para convertirlo, manipularlo y mostrarlo como una sentencia judicial contra Alejandro Ordoñez, y “señalarlo” de corrupto. En esta acción usted muestra el verdadero rostro suyo y su propia condición humana, Señor Leonidas Gómez.

Alejandro Ordoñez (y su familia) es referente de honorabilidad en la historia de Santander. Es admirado  en esta tierra y en la Universidad Santo Tomás como un extraordinario docente universitario, formador de miles de abogados. En su ejercicio como juez y magistrado del Tribunal Administrativo de Santander, se le vio como hombre incorruptible y exégeta del ordenamiento jurídico.

Hablar mal de un hijo de Santander, en parte es hablar mal de toda su familia, por eso es bueno recordarle al señor Leonidas Gómez quién es esta familia: su señor padre, Don Miguel Ordoñez Cadena, fundo en 1937 la histórica y única fábrica de galletas artesanales europeas de Bucaramanga (“aurora”), y se le atribuye la genialidad de haber descifrado los jeroglíficos de la isla de Pascua; sus hermanos hombres trabajadores, empresarios -uno de ellos, Miguel Ordoñez, miembro de la junta directiva de FUNDEMESA donde comparte asiento con Leonidas Gómez-, y su hermana María Eugenia Maldonado, está consagrada a la vida religiosa en la comunidad Hermanas Dominicas de la Presentación, donde llegó a ser la madre provincial y postulada a superiora general a nivel mundial.

Leonidas Gómez, se denomina el “vocero de las mayorías de Santander”, le pregunto: ¿Quién lo designó o lo eligió vocero de las mayorías? ¿Acaso usted ha ganado alguna elección por mayorías? No utilice ese falso pedestal para iniciar e incitar carnicería contra otro santandereano.

Don Leonidas Gómez: Usted tiene derecho a seguir en su ejercicio proselitista, a seguir con máscara de independiente e “impoluto” escondiendo su ideología de izquierda, a seguir de cortesano de los precandidatos de esa tendencia política; pero no tiene derecho porque nadie lo ha designado ni ungido es a creerse y ejercer como censor moral y prefecto de la dignidad de Santander (Ver Llamado de última hora a los abstencionistas y a los indecisos)

En verdad, Leonidas Gómez y su grupo político de izquierda promueven contra Alejandro Ordoñez, el odio, la mentira y la discriminación porque él piensa y defiende valores que riñen con los de ellos. Le informo que de cosas menores se nutrieron en el pasado los terroristas para justificar sus acciones criminales, los mismos que Leonidas Gómez, invita hoy a perdonar y elegir.

@LaureanoTirado

Publicado: mayo 1 de 2017