Desde hace algunos meses, los colombianos han visto cómo el lenguaje de la congresista verde Ángela María Buitrago se ha ido radicalizando, hasta llegar al extremo de utilizar los mismo términos y expresiones que emplean los terroristas de las Farc.

La congresista es libre de pensar como quiera y de hablar como más le complazca. Pero su actitud resulta abiertamente contradictoria con lo que pretende comunicar. Se declara abierta defensora de la paz y de la reconciliación nacional, pero utiliza expresiones violentas contra sus contradictores ideológicos.

Robledo fue una ferviente defensora del SÍ durante la etapa plebiscitaria. En alguna de sus intervenciones, cuando apenas empezaba la campaña aseguró que “las mujeres de Colombia le decimos SÍ a la paz, las mujeres de Colombia le decimos SÍ al plebiscito. Somos más del 50% de quienes habitamos este hermoso y complejo país…”.

Las cuentas no le salieron a la doctora Robledo. Ella hizo parte del 49.78% que resultó derrotado y eso exacerbó su fiereza. A un lado quedaron los globos blancos, los claveles, las sonrisas y las emociones. Su reacción fue de todo menos pacifista. Acusó a las iglesias cristianas de “hacer y contar votos”, insinuando con sus palabras que dichos centros de culto habrían cometido fraude.

Así mismo, la mujer que hasta el 2 de octubre habló de paz, enfurecida acusó al vicepresidente de la República y a su partido Cambio Radical de ser responsables de la derrota del SÍ: “Hay que pedirle cuentas a Vargas Lleras, que durante estos dos años se ha nutrido de la chequera del gobierno para sus obras y nunca se comprometió con el proceso de paz y cuando lo hizo fue a regañadientes y salió con un SÍ demasiado tibio”.

Robledo es una de las más fervorosas enemigas del uribismo. Su odio la ha llevado al extremo de decir públicamente que el Centro Democrático es enemigo de la paz: “ellos [los uribistas] quieren seguir prolongando la guerra”.

Ataque premeditado contra Herbin Hoyos

Herbin Hoyos es un periodista de la más amplia credibilidad y reconocimiento en Colombia y el mundo.

A través de la radio, se convirtió en la voz de esperanza de miles de colombianos secuestrados. En efecto, su programa Las Voces del Secuestro fue el único canal de comunicación que los secuestrados tuvieron con sus familias. Era conmovedor oír todos los fines de semana cómo los familiares de los secuestrados concurrían a los estudios de Caracol Radio para enviar mensajes de aliento a sus seres queridos.

Herbin Hoyos tomó la decisión de hacer el programa luego de su secuestro por parte de las Farc en 1994. “Yo hacía en Caracol el programa Amanecer en América. Cuando regresé del secuestro hice la primera emisión de Las Voces del Secuestro. En ese momento el programa no tenía ese nombre. Empezamos a hacer la lista de los secuestrados y al mes ya teníamos 200 nombres”, le comentó el periodista Herbin Hoyos a LOS IRREVERENTES.

Cuando el programa empezó a tomar fuerza en 1994, Herbin Hoyos les dijo a las directivas de Caracol que él no cobraría sueldo por hacerlo. “En 22 años que tiene el programa han pasado 800 estudiantes y practicantes. Todos los que participamos en Voces del Secuestro lo hacemos como un voluntariado”, asegura.

Toda Colombia reconoce la labor humanitaria de Herbin Hoyos. Son muchos los reconocimientos que le han hecho.

Por eso, causan verdadera indignación las palabras humillantes, ofensivas y constitutivas de un delito que contra Hoyos escribió la congresista Ángela María Robledo. Según la parlamentaria, “a Herbin Hoyos se le acabo (sic) el negocio de la guerra, los secuestros por eso se opone a la paz”.

La expresión calumniosa e infame de Robledo atenta contra la honra, la dignidad y el buen nombre de Herbin Hoyos, quien no duda en calificar el ataque de la parlamentaria como una “reacción premeditada. Por el hecho de que yo exija que liberen a los secuestrados, esta señora no me puede acusar de ser un secuestrador, de lucrarme del secuestro. Estamos hablando de un delito de lesa humanidad que se ha cometido contra más de 3 mil personas que nunca volvieron, que fueron asesinadas en cautiverio”.

Los medios de comunicación, al margen de su posición frente a los acuerdos celebrados entre el gobierno de Santos y las Farc, están en la obligación de solidarizarse con Herbin Hoyos, un valiente que le ha dedicado su vida a la defensa de los derechos de los secuestrados. Ha sido su voz y su aliento. Gracias a Herbin Hoyos y a Las Voces del Secuestro, miles de secuestrados no perdieron la esperanza y tuvieron fuerza para soportar su tragedia.

Así mismo, la justicia debe castigar ejemplarmente a Ángela María Robledo quien claramente cometió el delito de calumnia agravada.

@IrreverentesCol