A lo largo de este año Jaime Enor Agamez y Álvaro Enrique Burgos del Toro, capturados por el desfalco a la educación en el departamento de Córdoba, han colaborado con la justicia proveyendo información valiosa que permitirá castigar a la totalidad de los implicados en ese delito.

Uno de los señalados ha sido el senador y presidente del partido de La U, Armando Benedetti, a quien se señala de haber exigido el 20% del dinero robado.

De acuerdo con el testimonio de Álvaro Enrique Burgos del Toro, Benedetti se reunió con él en el Capitolio Nacional y allí le planteó el ilícito.

Asegura el testigo que el dinero le fue pagado en efectivo a través de Jorge Peralta Nieves, quien era el vicepresidente de la Fiduprevisora.

Peralta ya fue capturado como consecuencia de este escándalo y, de acuerdo con distintas fuentes consultadas por LOS IRREVERENTES, él es cuota política y amigo personal del senador Armando Benedetti. Al respecto, ha llamado la atención que desde que este escándalo estalló por cuenta de la publicación hecha en este portal, Benedetti se ha concentrado en evadir las preguntas relacionadas con su cercanía con Peralta. Un exasesor de Benedetti le confirmó a los periodistas de LOS IRREVERENTES que el senador está intentando apartarse de Peralta, para evitar que lo vinculen con los delitos cometidos por él mientras ejerció como vicepresidente de Fiduprevisora.

La investigación que lleva la Fiscalía General de la Nación ha dado muy buenos resultados en aras del esclarecimiento de la verdad. Uno de los investigadores confirmó que la información que han brindado los implicados ha sido valiosa y cierta razón, por la que algunos de ellos están siendo favorecidos con el principio de oportunidad.

La Fiscalía, como consecuencia de la investigación le ha pedido a la Corte Suprema de Justicia que investigue al senador Armando Benedetti. De acuerdo con el órgano investigador, los implicados en este robo multimillonario están siendo procesados por los delitos de falsedad ideológica en documento público, falsedad material en documento público, falsedad material en documento privado, prevaricato por acción y peculado por apropiación.

Si la Corte Suprema investiga a Benedetti por esos mismos delitos y al final del proceso lo encuentra responsable, el senador podría ser condenado a más de 20 años de cárcel.

El panorama de Benedetti no es en absoluto favorable para él. No se descarta que mientras se adelanta el proceso en su contra, otros implicados en el desfalco, además de Burgos y Agamez, decidan colaborar con la justicia para narrar los detalles del papel que jugó el senador barranquillero en este desfalco.

Llama la atención que el proceso contra Benedetti arranque siendo él presidente del partido de La U. Apenas se conoció la noticia de la apertura de investigación contra el congresista, algunos importantes miembros de la bancada de esa colectividad empezaron a conversar entre ellos para efectos de solicitar que Benedetti renuncie a la presidencia mientras brinda las respuestas que la justicia está exigiendo.

Sobre este escándalo de corrupción, puede leer estos informes exclusivos de LOS IRREVERENTES: “Involucran al senador Benedetti con el desfalco a la educación” y “El Benedettitumbe” .

@IrreverentesCol