Carlos Caicedo es el jefe de una banda que se ha dedicado a saquear a Santa Marta y ahora, al Departamento del Magdalena, convirtiéndolos en laboratorio de un gobierno populista, al mejor estilo de Venezuela, en Colombia.

Carlos Caicedo es el jefe de la banda, él es un desmovilizado impune del Ejército de Liberación Nacional -ELN-; este personaje, desde hace 10 años se apoderó de Santa Marta con un discurso de odio de clases, resentimiento social y populismo radical propio de regímenes autoritarios.

Caicedo y su banda, llegaron al poder basados en prometer la expropiación de tierras, destruir el aparato productivo generador de desarrollo y empleo, acabar con el orden institucional e imponer el comunismo como régimen. 

Eso es lo que promete este oscuro personaje. Así como se eligió Chávez, tal como gobierna Maduro, igual a como incendia Petro, así mismo se eligió y gobierna en Magdalena y Santa Marta, el jefe de esta banda, Carlos Caicedo.

Para quienes no se han dado cuenta, en Santa Marta y Magdalena, el populismo radical se apoderó de sus gobiernos y de la plata pública.

Caicedo, hoy gobernador del Magdalena, está siendo investigado por homicidios y corrupción pero el teflón que cubre a la izquierda armada y amnistiada en Colombia, le ha alcanzado para ser el aliado íntimo de Gustavo Petro en la consulta del populismo radical a la presidencia en las anteriores elecciones, para lanzar a su hermana en las listas de las FARC y para elegirse gobernador.

Su pasado y militancia en la guerrilla lo llevó a hacer campaña respaldado por las sangrientas FARC hasta convertirse en gobernador de Magdalena. 

Hoy, maneja a su antojo el presupuesto del Departamento y también del Distrito de Santa Marta, donde puso como alcaldesa a su marioneta: Virna Johnson Salcedo, que funge como una secretaria más en el gabinete del jefe de la banda. 

Carlos Caicedo no está solo; hay toda una cuadrilla que lo acompaña en el experimento de convertir al Magdalena y Santa Marta en el laboratorio socialista de Colombia y sede del ‘Frente Caribe’ para imponer en 2022 el populismo radical, algunos de ellos están agazapados, otros, tienen contratos millonarios en el Departamento y la alcaldía. 

Algunos de los miembros de la banda son: 

Gustavo Petro, exguerrillero impune del M19, inspirador y líder del jefe de la banda Caicedo. 

León Valencia, otro desmovilizado impune del ELN quien desde Bogotá promueve al jefe de la banda y desprestigia a sus opositores, camuflado en sus fundaciones que viven de contratos públicos. 

Iván Velásquez, activista soterrado y asesor para enredar sus procesos jurídicos.

Clara López Obregón, ex secretaria de gobierno de Samuel Moreno Rojas y consejera de Caicedo: ¿le asesora en ‘El carrusel de contratación’? 

Ernesto Samper, expresidente elegido por el Cartel de Cali, protegido del dictador Maduro, tiene como misión en la banda de Caicedo, la de volver a Santa Marta sede del comunismo latinoamericano. 

Ellos son algunos de los secuaces de la banda de Caicedo en Colombia y están montando en Magdalena y Santa Marta, la punta de lanza para la toma del poder en 2022. 

Es nuestro deber denunciarlos, combatirlos con las ideas, denunciar sus tropelías y buscar, en democracia, atajar al monstruo comunista que se atrinchera y planea atacar desde el Magdalena.

@LuisMiguelCotes

Publicado: marzo 11 de 2021