Los gobiernos de Santa Marta y el Magdalena pagan con recursos públicos: asesores, influenciadores, lobistas, activistas y periodistas para establecer una narrativa que busca callar las voces de quienes luchamos en democracia para no permitir que sigan saqueando las arcas del Estado.

Para patrocinar su tan cacareada ‘revolución’, tienen una muy bien engrasada maquinaria de persecución política y de difamación dirigida por el jefe de la banda, Carlos Caicedo; quien le ordenó a sus subalternos, inventar denuncias en contra de los gobiernos que le antecedieron.

Para facilitar lo que ellos llaman: ‘denunciatón’, todos los funcionarios de la alcaldía de Santa Marta y la gobernación del Magdalena, están dedicados de tiempo completo (violando la ley) a documentar cualquier señalamiento temerario que se les ocurra.

De forma descarada, usan a los funcionarios y contratistas del Distrito y el Departamento para alimentar los ‘shows mediáticos’ y el ‘matoneo digital’ que lo único que persigue es establecer un discurso cargado de mentiras pero disfrazado de denuncias.

El jefe de la banda, Carlos Caicedo; usa a su subalterna la alcaldesa Virna Johnson, para sustentar a punta de órdenes autoritarias, las acusaciones mentirosas que atribuye a quienes somos sus opositores, mientras que él goza de la impunidad que compra con dineros públicos.

Se ha gastado fortunas enteras de la plata de los samarios y magdalenenses para convertir las redes sociales, especialmente Twitter, en la bocina de resonancia de la calumnia y de la falsa denuncia. Desde allí, la banda de Carlos Caicedo se lanza como ave de carroña contra quienes pensamos diferente.

Esta máquina de persecución política que nos tiene en la mira, funciona manipulando a la justicia y a los órganos de control, creando un ambiente de desprestigio en contra de quienes nos oponemos a su régimen y pagándole a quienes multiplican las mentiras en prensa y redes.

A pesar de todos los ataques que el jefe de la banda, Carlos Caicedo; ha urdido en contra de quienes le hacemos oposición, hoy más que nunca tengo la convicción de hacerle frente a ese populismo radical que lo único que le interesa es tomarse a Colombia alimentando la política de odio y resentimiento.

@LuisMiguelCotes

Publicado: marzo 18 de 2021