Jorge Fernando Perdomo aseguró tener grabaciones de un concejal del CD a quien también amenazó con sancionarlo cuando sea Procurador.

Hacia la una de la madrugada del pasado domingo, en una reunión social en Bogotá a la que asistieron 35 personas, el exvicefiscal Jorge Fernando Perdomo Torres, en evidente estado de embriaguez, se acercó al concejal del Centro Democrático Daniel Palacios para increparlo por algunas críticas que él, en sus conversaciones privadas, hizo de la gestión suya cuando estuvo al frente de la Fiscalía General de la Nación.

En diálogo con LOS IRREVERENTES, el concejal Palacios confirmó que Perdomo, en muy malos términos lo cuestionó por sus críticas y le advirtió que tomaría represalias en su contra. Una amenaza que no tendría mayores consecuencias si Perdomo no estuviera aspirando a la Procuraduría General de la Nación, por cuanto fue ternado por la Corte Suprema de Justicia.

Los concejales de Bogotá, son sujetos disciplinables por el Procurador General de la Nación, hecho que claramente le asigna una delicada connotación a la amenaza directa que Perdomo profirió en contra de Palacios.

Sobre el particular, este portal habló con otras dos personas que estuvieron en la reunión social y que fueron testigos de los hechos: “Palacios estaba sentado conversando con la anfitriona de la fiesta. Perdomo se le acercó y comenzó a hablarle en tono airado y soberbio. Me llamó la atención la altanería con la que se refería a él, llamándolo ‘concejalito’. Perdomo no podrá negar lo ocurrido, porque muchos de los que estábamos cerca al sitio donde se presentó ese episodio nos dimos cuenta”, aseguró una de las invitadas que pidió, por temor a posibles retaliaciones, que se reservara su nombre.

Las grabaciones

De acuerdo con lo que Daniel Palacios le narró a la Fiscalía a través de un derecho de petición, Perdomo “procedió a afirmar que posee grabaciones (interceptaciones) en las que supuestamente me referí a él en términos desobligantes”.

Queda en evidencia que Perdomo, siendo Fiscal General de la Nación ordenó interceptar, sin que mediara orden judicial, al concejal Palacios. O lo que es peor, que las interceptadas fueran otras personas del uribismo que son cercanas al cabildante capitalino con las que él mantiene comunicación permanente. Así las cosas, le corresponderá a la Fiscalía General de la Nación aclararle al país contra quién o quiénes y con base en qué orden o investigación, Perdomo ordenó realizar dichas chuzadas. Por lo pronto, el asunto ya está en manos de un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, quien desde el momento en que Palacios hizo público el episodio fue designado por la propia vicefiscal María Paulina Riveros para efectos de adelante la respectiva investigación y se aclare la situación

Otra hipótesis que se baraja es que las grabaciones hayan sido hechas por terceros que se las dieron a conocer a Perdomo, lo cual sería aún más grave porque aquello probaría que él tenía una suerte de policía política privada encargada de seguir y grabar las conversaciones privadas de quienes él considera son sus enemigos.

Perdomo no podrá alegar en defensa suya que alguien le dio a conocer como cosa informal una grabación, pues si así hubiere sucedido él, como Fiscal General de la Nación, habría estado en la obligación de investigar y acusar a la persona que, sin autorización ni consentimiento de Palacios, estuviera grabando sus charlas privadas. En cualquier caso, el hoy aspirante a la Procuraduría General de la Nación queda muy mal parado y está obligado a dar las explicaciones del caso; no puede seguir escudándose en que no se acuerda de lo que sucedió, o diciendo, como en efecto escribió a través de un desafortunado, mal redactado y errático comunicado, que “en ningún momento ‘exhaltado’ (sic) lo increpé, como afirmó hoy el concejal Palacio (sic) en la emisora de don Julio Sánchez Cristo…”.

Sería muy delicado para la estabilidad jurídica de Colombia que en caso de que resulte electo como Procurador, cada vez que Perdomo se pase de copas amenace a los funcionarios que no le simpatizan con iniciar acciones disciplinarias en contra suya.

Y la de Palacios no es la única amenaza que en los últimos días ha proferido el doctor Perdomo. En distintas oportunidades ha dicho que si no logra la Procuraduría, tarde o temprano será elegido como magistrado de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, con lo que tendría el poder de iniciar investigaciones judiciales contra los parlamentarios del Centro Democrático y otros partidos.

@IrreverentesCol