“Yo siento que el gran desafío en Bogotá es resistir a esa presión de volver a la normalidad, yo lidero la ciudad capital con un gobierno de centro izquierda, frente a un Gobierno Nacional de derecha donde la presión es volver a la normalidad: volvamos a producir, volvamos al empleo, es que vamos a perder más vidas por el hambre que por la pandemia, volvamos, volvamos, volvamos”. 

“Bogotá va a terminar una cuarentena nacional después de una gran puja con el Gobierno Nacional que ha estado siempre en la tendencia de quererla levantar muy rápido”.

Claudia Nayibe López, foro virtual Unión de Ciudades y Gobiernos Locales, mayo 2 de 2020.

Vuelvo con el tema de la alcaldesa, porque quiero hacer énfasis en que si algo no tiene cabida en una calamidad como la que está viviendo el mundo es la politización del problema, y también, porque no puedo callar ante la ruindad de haber utilizado un evento internacional para lucirse a costa del desmerecimiento mentiroso de un Gobierno que se ha entregado de lleno a velar por la salud y el bienestar de todos los colombianos.

Los panelistas de los diferentes países deberían saber, más bien, que dicha señora se ha dedicado a cosechar réditos políticos cuestionando y entorpeciendo todas las decisiones del presidente Iván Duque y su equipo de expertos, y que ese estúpido enfrentamiento no ha hecho más que perjudicar a miles de bogotanos.

Deberían saber además, que ella permanentemente es centro de atención nacional, sí, pero no propiamente por su eficiencia, sino por todo lo contrario: por su incapacidad para hacer llegar ayudas a los más necesitados, o  porque no ha podido controlar el orden público en el encierro de su ciudad, porque por todas partes hay protestas, cierre de vías, aglomeración en transporte público y alrededor de zonas comerciales, etc.,  porque en su ciudad se vive  un permanente desacato a las normas de la cuarentena, empezando por ella misma y su esposa la senadora Angélica Lozano, quienes al haber sido sorprendidas en varias ocasiones, mercando, paseando o de compras en una pizzería juntas y sin la protección sanitaria requerida, se han visto obligadas a presentar excusas y a cancelar comparendos.

Razón llevan quienes dicen que en las épocas de las grandes crisis de la humanidad como la que estamos viviendo, es cuando esos líderes arrogantes, intransigentes y vocingleros, que necesitan permanente exposición y reconocimiento público, se desvanecen  en un abrir y cerrar de ojos, mientras que los verdaderos guías, los buenos gobernantes, los que crecen y perduran, son aquellos que reconocen con humildad, que no dominan todos los temas pero se saben rodear de los idóneos, para, entre todos, superar las dificultades y conseguir el bienestar general.

“Esto no es un momento de guerra de las vanidades, ni de las consignas, porque si en medio de esta crisis se polariza, eso le aporta muy poco al país” palabras de Julio Roberto Gómez Presidente de la Confederación General de Trabajadores.

@cdetoro

Publicado: mayo 9 de 2020