“El derecho, por mínimo que sea, debe prevalecer sobre la conveniencia, por grande que parezca” Rafael Uribe Uribe

Esta frase debería tener toda su vigencia. No es lo que sucede con nuestras cortes, en minúsculas, que tampoco les caben, por sus acomodadas decisiones y arrogarse facultades que no les han sido concedidas para emitir fallos exabruptos a partir de la expedición del código siniestro, la Constitución de 1991.

Regreso al autor de la frase quien le pregunta a su eminente profesor, el Dr. José Ignacio Escobar: “Bueno, doctor: yo le aprendí cuanto pude de lo que usted tuvo a bien enseñarme. Ahora ya me voy para las luchas de la vida. ¿Tiene usted consejo práctico qué darme?” Y el profesor le responde: “Cómo no, Rafael, tengo uno muy bueno que me dictan mi experiencia y mi cariño por usted, y es este: guarde los códigos en el fondo del baúl, o mejor, véndalos, o regálelos, y tome otro oficio”. Esto deberían hacer muchos de los profesionales de esta rama que, por sus fallos, no pasan de rábulas o tinterillos.

Dígase si no con la concesión de personería jurídica al señor Petro para su “Colombia Humana”. Hasta donde entiendo, esa facultad corresponde a la corte electoral, pero la constitucional se lo pasa por la faja, como de costumbre, y le concede a un personaje de dos en conducta la oportunidad de utilizar los fondos del Estado para acabar con él, que es lo que pretende. No he tenido tiempo de revisar el tenebroso prontuario de Petro que un buen amigo me ha facilitado; pero no lo dejaré en el tintero para ver si la gente empieza a comprender que no es lo que sucede en Cuba, Nicaragua y Venezuela lo que a mostros conviene.

Pasa lo mismo con los “ángelitos” de las Farc, llegan al congreso con diez curules regaladas como pena alternativa por los crímenes cometidos durante mas de medio siglo, les obsequian otras dieciséis para las “víctimas”, que por las condiciones acordadas en el pacto funesto de La Habana obviamente caerán en manos de los victimarios y, si a esto sumamos, las que tendrá Petro con su personería y la izquierda radical financiada con dineros del narcotráfico también amparado por “el mejor acuerdo posible”, acercarán al país a las manos piadosas del comunismo, porque con unos pocos votos que les faltan, podrían tener mayoría en el congreso, en aras de “La Paz”, inventada por un tartufo de dudosa ortografía.

Ni que decir de los “juicios” a Álvaro Uribe Vélez, Andrés Felipe Arias, Luis Alfredo Ramos vs Cepeda, el señor de las bolsas, y los que tramita la gloriosa Jep contra los peores delincuentes de la patria.

El Rincón de Dios

“Si la justicia es la virtud que distribuye a cada uno lo suyo, no es justicia humana la que aparta al hombre del verdadero Dios. San Agustín

@rafuribe

Publicado: octubre 13 de 2021