Para la Corte Suprema de Justicia la Justicia Especial acordada en La Habana viola principios constitucionales y democráticos.

Tranquila, sosegada, pausada, sutil, dejando una leve sensación de molestia, pero con la contundencia que el momento lo exige, la Presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Margarita Cabello Blanco -en entrevista al noticiero de televisión RCN- rompió su silencio y en representación del máximo tribunal dejo claro cuál es la posición de los magistrados frente al trámite que se adelanta en el Congreso de la República de la reforma constitucional, “Jurisdicción Especial para la Paz” (JEP).

La gravedad de la entrevista se desglosa en estos temas:

Para la presidente de la CSJ el acto legislativo que hace trámite bajo la modalidad de “Fast Track” y que busca darle rango constitucional a la JEP es “Inconstitucional”.

La Doctora Cabello Blanco, denunció que el gobierno no consultó con la CSJ los temas de Justicia Transicional incorporados en el acuerdo: “No nos han tenido en cuenta” “eso está claro”.

Para la CSJ la Institucionalidad se debió tener en cuenta en el proceso de paz. Dejo claro sin rodeos ni vueltas que la JEP incorporada en el acuerdo “No es Transicional, ni Temporal”.   

Y lo más grave. La CSJ respalda el argumento que manifestamos con rigor en la campaña del NO y qué exigía que la JEP pretendida para los integrantes de las Farc debía operar dentro de la Jurisdicción Ordinaria. Hoy es la Presidente de la CSJ quien lo exige: “Nosotros insistimos que la JEP tiene que hacer parte de la jurisdicción, de la estructura orgánica”.

La presidente de la CSJ ratifica que la JEP “debe respetar la Constituciòn y la Democracia” y espera de la Corte Constitucional: “pondere bien entre lo que necesita las Farc para que ingresen a la legalidad y la defensa de los principios básicos de nuestra Constituciòn”.

Las declaraciones dejan otro mensaje. La CSJ no va a polemizar con nadie. “Estamos dejando unas constancias históricas” porque tienen claridad de que “No vamos a ser escuchados” y que dentro de su responsabilidad constitucional y  funcional “Vamos a seguir colaborando con la Democracia y la Institucionalidad”.

De inmediato en las redes sociales y en mi cuenta de Twitter -como respuesta al video de la entrevista que enlace y que alcanzo mas mil RT en un día-, la pregunta mayoritaria fue ¿Por qué la CSJ no se había pronunciado? ¿Por qué su silencio?  La respuesta es contundente y deja una lección por parte de la presidente de la CSJ: “No vamos a polemizar”.

La sociedad se puede dividir o polarizar como ocurrió en el gobierno de Santos por su obsesión en otorgarle impunidad a las Farc; parte de la institucionalidad se puede descarrilar como ocurrió con la anterior Fiscalía o con el lamentable espectáculo que esta dando la consejera de Estado Lucy Jeannette Bermúdez, quien pretende anular la voluntad popular de las urnas con tesis descabelladas; los medios de comunicación pueden perder su función social como ocurrió en la campaña del plebiscito para ejercer militancia activa a favor del gobierno; pero quien no puede perder su majestad e integridad participando en cuanta polémica diaria se genere así sea con el grave tema que nos o en otro tema es la CSJ. Tiene toda la razón.

El mensaje de la CSJ es claro y contundente al presidente Juan Manuel Santos, al Congreso de la República, a la Corte Constitucional, a las Farc, a la sociedad colombiana y al mundo. Están dejando constancias históricas y esperan del Congreso de la República y de la Corte Constitucional sensatez para ponderar y defender la Constitución y la democracia. Van a proceder con el tiempo y cuando les corresponda funcionalmente y legalmente: no duden de eso.

Estamos ante una grave crisis institucional y legal como lo habíamos advertido. Dudo que la Corte Constitucional quien perdió hace tiempo el norte, seriedad, ponderación y prestigio, atienda el llamado que le hace la CSJ para salvaguardar los valores democráticos violados. Vienen días oscuros.

@laureanotirado

Publicado: enero 23 de 2017