Los Irreverentes. Senador, hace mucho no hablaba con este portal. Gracias por esta entrevista y empecemos por la campaña presidencial. Todas las encuestas arrojan un resultado similar: Petro encabeza la intención de voto tanto en primera como en las diferentes alternativas de segunda vuelta. ¿Es irreductible la victoria del socialcomunismo criollo en 2022?

José Obdulio Gaviria. Le respondo con una pregunta. ¿Colombia está condenada ineluctablemente a ser gobernada por un personaje desmovilizado del terrorismo y quien fue el primer aliado público que tuvo Chávez cuando salió de la cárcel en 1994? Yo creo que no pesa sobre Colombia esa condena ominosa. Pero también le aseguro que Colombia sí está en un serio peligro de que Petro sea elegido y que hay que trabajar denodada e inteligentemente para impedirlo. Que es lo que no hizo Perú el pasado junio.

L I. Al margen de su reflexión, Petro tiene una fuerte y muy consolidada intención de voto. Si bien es cierto que los zafarranchos organizados por sus seguidores tuvieron un impacto en las encuestas, es innegable que él tiene una ventaja muy amplia frente a cualquier otro candidato.

J O G. Petro lleva más de un año encabezando las encuestas. La Corte Constitucional le acaba de regalar personería jurídica a su partido Colombia Humana que en la última encuesta aparece como el primero en intención de voto para las parlamentarias. Es decir, sí hay un franco peligro de que Colombia siga la huella del Perú.

L I. ¿Cómo entender el apoyo que recibe un sujeto abiertamente enemigo de las libertades, que amenaza con expropiar empresas y confiscar parte de las utilidades de las mismas?

J O G. Porque en todo tiempo y en todo lugar hay gente dispuesta a dejarse engañar y estafar. Siempre habrá quién invierta en “bonos de Nigeria”. Y, peor, siempre habrá gente dispuesta a que la canibalicen. ¿Recuerda el Caníbal de Alemania que puso un anuncio solicitando candidatos para ser asados y comidos y le resultaron tres personas dispuestas a eso?  Todo el mundo sabe lo que pasaría con Petro como presidente y sin embargo ya hay por lo menos cinco senadores de origen liberal que lo están apoyando y varios empresarios financiándolo. 

L I. Cuando se señala el maridaje de Petro con Hugo Chávez y Fidel Castro -los dos fantasmas con los que ustedes en el uribismo siguen peleando- no son pocos los que aseguran que dicha esquematización es una típica teoría de la conspiración. Pero basta con hacer un estudio rápido de esos tres individuos para concluir que efectivamente hay una insoslayable identidad ideológica.

J O G. Petro y sus asesores pulieron y entrenaron a Chávez y lo prepararon para su debut como el nuevo caudillo de la extrema izquierda. El show inaugural fue en diciembre del 94. El propio Fidel Castro recibió al coronel golpista en el aeropuerto de La Habana como si fuera un jefe de Estado y en la noche lo llevó al teatro Carlos Marx. Presentó a Chávez como una especie de Lenin de tierra caliente. El video de ese espectáculo está a disposición del público en YouTube. Muchos ingenuos creen que Petro, Castro y Chávez no anduvieron siempre sincronizados.

L I. Concretamente, ¿Petro es un Chávez?

J O G. ¡Claro que sí!  En 2006, Petro dijo en una entrevista que Chávez estaba “haciendo lo que el M-19 quería hacer, una sociedad democrática, una sociedad donde los pobres puedan expresarse y no los maten, una sociedad donde el crédito vaya para todos, una sociedad donde la tierra se vuelva productiva, donde su principal riqueza que es el petróleo se vuelve salud para los viejitos.” En 2021 Petro ha ido más lejos. Ya dice que el petróleo y la minería no irán mas si él gobierna a Colombia y que va a reemplazar esa riqueza con papelitos impresos, con emisión de billetes. Petro, Castro, Maduro, Ortega, Correa, los Kirchner, son harina del mismo costal, son la misma perra con distinta guasca, son el Foro de Sao Paulo.

L I. Estamos haciendo frente a una arremetida socialista brutal. Lo de Pedro Castillo en Perú es, además de vergonzoso, supremamente peligroso. Se trata de un individuo primario en todo el sentido de la palabra.

J O G. Perú eligió presidente a un sujeto más ignorante que Chávez, Petro y Maduro juntos y que pertenece a un partido que hace apología del terrorismo de Sendero Luminoso. El gabinete peruano es impresentable. Con decirle que el ya defenestrado canciller Béjar fue el fundador del ELN del Perú. Un gobierno en Colombia del Foro de Sao Paulo sería como los gobiernos de Castro, Maduro y Castillo. Los gobiernos del Foro son gobiernos cuyo signo distintivo es el hambre y el éxodo de la población.

L I. Concentrémonos en el caso colombiano, senador y hablemos de la amenaza que se cierne sobre Colombia. Personalmente, creo que el caso es perdido y que será muy difícil atajar a los socialcomunistas. Por las razones que sea, la extrema izquierda tiene todas las de ganar y con ello ganarán Santos y los terroristas de las Farc.

J O G. Yo reconozco que Santos y las FARC han logrado avanzar. Que la correlación de fuerzas ha mejorado para ellos. Cuando se enfrenta a fuerzas como Petro y las FARC no se está hablando de competencia democrática sino de derrotar a una fuerza enemiga de la democracia. El Foro en el poder pone en marcha de inmediato una matriz: la constituyente que suprime la separación de poderes, las libertades ciudadanas incluida la libertad empresarial y el sistema pluripartidista. Ellos acaban con el mercado y entronizan el partido único.

L I. En las elecciones de 2018, el uribismo fue arrollador. Los resultados de esas elecciones son admirables. Barrieron en Congreso e impusieron con una muy amplia mayoría al presidente Duque. El panorama, de cara al 22, no es el mismo. ¿Sin coalición hay posibilidad de ganar un cupo a la segunda vuelta? O se lo pregunto de otra manera: ¿Hay que llegar con una coalición a la primera vuelta?

J O G.  En el 22 ningún partido, movimiento o candidato en solitario es capaz de enfrentar ese peligro. Ir separados a la primera vuelta es un suicidio. Eso hizo el Perú en abril, con 18 candidatos, o lo hicieron los venezolanos en 1998. Ambos países perdieron. Uribe dijo hace varios meses: ¡cuidado con el 22! ¡Cuidado! Estamos a tiempo de concretar la gran alianza de la libertad.

L I. No será fácil armar esa coalición. Son muchos candidatos, todos con intereses distintos y, por supuesto, con vanidades y ambiciones. ¿A quiénes ve en esa coalición?

J O G. Corre por cuenta del nuevo liderazgo democrático liberal saber maniobrar y enfrentar unidos la primera vuelta presidencial. Mire usted lo amplio y representativo que es ese espectro: el CD y precandidatos ya probados exitosamente como Zuluaga, los ex alcaldes Peñaloza, ‘Fico’ Gutiérrez y Char, los ex gobernadores Dilian, Luis Pérez y Verano. El partido conservador está desarrollando un proceso interno de selección de candidato y la mayoría del partido de la U y Cambio Radical son puntales de las ideas democrático liberales. Hay más sectores llamados a esa alianza y me haría eterno mencionando a todos. No incluyo a los Galán porque ya anunciaron que apoyarán en segunda vuelta a Petro en caso de que ellos no estén en el tiquete.

L I. Usted fue uno de los grandes promotores de la candidatura de Iván Duque. Quedan pocos meses de gobierno. ¿Cuál es el balance que hace del mismo?

J O G. Duque es un presidente brillante. Su obra es inmensa. Por ejemplo: en las dos últimas semanas hemos oído en la Comisión V los informes de los ministerios de obras y de Medio Ambiente. ¡Impresionantes! Duque lidera una revolución sin antecedentes en ambas materias. El crecimiento de la economía en el último trimestre ronda el 18% y el empleo crece a pasos agigantados. Le garantizo que la campaña presidencial entre marzo y mayo de 2022 va a ser la reivindicación histórica del gobierno Duque, va a favorecer mucho al candidato único de la gran coalición de la libertad y a enterrar la demagogia del candidato del Foro.

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 27 de 2021