Esta es una carta que le envié al preso político venezonalo Lorent Saleh hace casi dos años.  Jamás recibí respuesta, así que he decidido hacerla pública.

“Bogotá, 4 de octubre de 2015

Estimado Lorent:

Por favor déjeme preguntarle cómo está, las noticias que se publican de usted hablan de las condiciones inhumanas en que lo tienen retenido.  ¿Todo sigue igual?, ¿Ha habido alguna mejora después de la medidas cautelares de la CIDH?, ¿Cómo está su ánimo?, ¿Qué ha pasado con su juicio?

Estas preguntas se las hago por el afecto que llegué a sentir y que aún siento por usted.  Me preocupa de corazón su situación.

Ha pasado más de un año desde que no hablamos. Recordará que incluso antes de su deportación, ya nos habíamos distanciado y era poca la comunicación que teníamos.

Hasta el día de hoy me pregunto qué fue exactamente lo que pasó desde marzo de 2014, cuando me acompañó en la vigilia, hasta septiembre del mismo año, cuando usted fue deportado y los medios de comunicación presentaron a un Lorent distinto al que conocí.  No lo juzgo, espero que la vida nos dé la oportunidad de reencontrarnos y conocer de primera mano sus motivaciones.

Me quedé con la sensación de que no le agradecí lo suficiente el apoyo que me brindó durante los 16 días que estuvimos al frente de la OEA en Bogotá abogando por los derechos de mi papá.  Aprovecho la oportunidad para decirle: gracias, gracias y mil veces gracias.  Si bien la situación de mi papá sigue igual, al menos tengo la tranquilidad de que hicimos lo posible en ese momento por contribuir a su defensa.

Dígame por favor cómo lo puedo ayudar.  El objetivo debe ser a toda costa que usted reciba un juicio justo en Venezuela y se reivindique la lucha de muchos por la libertad.  Me resulta difícil cuando no he logrado hacer lo propio por mi papá, en circunstancias menos adversas a las venezolanas, pero igual estoy dispuesto a colaborar.

Si le puedo hacer una recomendación es que busque su fortaleza y libertad interior en su familia y sobretodo en Dios.  “La mejor forma de ver a Dios es a través de las lágrimas”, es una frase que me repito constantemente y que me da la certeza de que sus lágrimas, las mías y las de muchos otros jamás serán en vano.

Un abrazo de amigo, José Jaime Uscátegui”

El próximo miércoles 19 de abril se cumple un aniversario más de la independencia de Venezuela.  Con un grupo de “jóvenes colombianos y venezolanos unidos por la libertad” encenderemos una vela por cada uno de los 140 presos políticos que la ONG Foro Penal Venezolano ha logrado registrar.  Será a las 6:00 PM en la Carrera 7 con Calle 113.

El próximo miércoles encenderé mi vela por Lorent Saleh, sólo necesitamos otras 139 personas con un mínimo sentido de humanidad que haga lo mismo por otro preso político venezolano. ¿Quién se apunta?

@jjUscategui

Publicado: abril 17 de 2017