El plebiscito es importante, pero lo fundamental son las elecciones presidenciales que se avecinan.

La semana pasada se hizo evidente –nuevamente- las diversas artimañas que está realizando el Gobierno para que la votación en el plebiscito sea mayoritariamente a favor del “sí”. El periodista Gustavo Gómez hizo público un audio en el que se revelaba como obligaban a deportistas y contratistas vinculados a la gobernación del Valle a asistir a eventos relacionados con la paz de Juan Manuel Santos.

Por otro lado no deja de sorprender toda la plata que el Gobierno está invirtiendo publicidad de la llamada “pedagogía por la paz” y los números eventos que se realizan –no sólo en el Valle- sino a lo largo y ancho del país . Así pues, se tiene que hacer un esfuerzo importante para lograr vencer al “sí”, pero claramente no es una pelea entre iguales. Por un lado tenemos el despilfarro del erario por parte del Gobierno y por otro encontramos a ciudadanos honorables que recogen firmas puerta a puerta sin el mayor presupuesto en contra de Juan Manuel Santos y sus políticas. Importante ser conscientes que es una lucha bastante compleja y que lo de la Habana prácticamente ya es un hecho.

Así pues y partiendo de lo dicho, es transcendental tener claro que lo fundamental son las elecciones que se avecinan. Perder las presidenciales del 2018 sería imperdonable; mucho más si se tiene en cuenta la abrumadora desaprobación que tiene Juan Manuel Santos. Estamos lejos de tener a un Presidente con la aprobación que en su momento tenía Álvaro Uribe Vélez.

Desde ya, se hace un llamado al Centro Democrático para que vincule a las bases en el propósito común que es buscar el candidato más idóneo y sobre todo capaz de ganar las elecciones del 2018. En la baraja de opcionados se tienen múltiples personalidades que sin duda pueden hacer una importante labor. Incluso, muchos militantes proponen una alianza con el Partido Conservador. ¿Qué tal una candidata como Martha Lucía Ramírez o incluso, Alejandro Ordoñez?  Otros proponen a personas jóvenes como Iván Duque.

Del amañado plebiscito prácticamente todo está dicho, pero de las elecciones presidenciales del 2018 no.  Por eso mismo es hora de juntar esfuerzos y trabajar en ese propósito. Lejos de los egos; todos nos tenemos que unir para lograr cambiar el rumbo del país.

Ojalá los aspirantes del partido a la presidencia del 2018 tengan la grandeza que las bases exigen. También se espera que los candidatos que ya han fracaso en anteriores elecciones le den la oportunidad a otros.

 

@josecuellob