Porque tiene el cerebro de un millón de genios juntos, pese a ser  “condenado” por un médico de pacotilla (¿qué dirá hoy el galeno?) a ser embolador -como le dijo a doña Myriam, su mamá-, Jeison Aristizábal se impuso con la grandeza de un alma que no cabe en este mundo. De lejos, este gigante del Valle es el colombiano más importante de toda una generación.

¡Qué hermoso ejemplo de resiliencia, coraje, determinación y fe! El fundador y presidente de Asodisvalle, Héroe CNN 2016, nos permite preveer un futuro lejano al comunismo y al estado ladrón que hoy festeja sus abusos en nuestras narices.

El caso de Jeison Aristizábal parte en dos la historia de nuestro país. Caleño de 33 años, este hombre “escogido por Dios para ayudar a los demás”,  nació con parálisis cerebral; gladiador invencible es el responsable de una fundación excepcional, que atiende, con lujo de detalles, a casi medio millar de niños discapacitados en el distrito de Aguablanca, zona humilde de la capital vallecaucana. Los niños que cada mañana asisten a Asodisvalle reciben el cariño y el profesionalismo de un completo equipo de brillantes médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, fonoaudiólogos, terapeutas de lenguaje, nutricionistas y un contingente de voluntarios, cuya labor deja muy en alto a la especie humana.

Jeison ha hecho su obra a pulso, con el apoyo de su mamá, quien es su ángel de la guarda en esta tierra, valiente mujer que supo decirle sí a la vida, y llevó a su hijo a conquistar el mundo, con perseverancia y optimismo, vivo testimonio de un emprendimiento sublime. Por eso, nos ponemos de pie para honrar a este Héroe universal.

Este sí es un verdadero embajador de la paz. Este ganador del Concurso Héroes CNN sí es un galardonado meritorio, porque su premio ha sido ganado con honradez, justicia y limpieza en el corazón, valores que bastante falta le hacen a nuestra clase dirigente y a la sociedad, para no seguir causando dolor, fruto de bestialidades y horrores en personas indefensas. Jeison es el mejor referente para los colombianos y para el mundo entero, porque encarna en su ser las virtudes de lo excelso.

Hoy tenemos el corazón hinchado de orgullo, muy por encima de un sí o un no: es el corazón de todo un país que reverencia a un ser humano que dona su vida por el bienestar de los más vulnerables.

Hijo de las dificultades y maestro en superarlas, Jeison Aristizábal es el reflejo de esa Colombia que no sale en televisión, esa nación que trabaja en silencio, con Dios metido en su alma; vale decir, de ese país que no tiene nada en común con los protagonistas de ese show inmundo, corrupto y sin vergüenza, que es el establishment criollo, cloaca ruin y sibilina.

Como ciudadano libre, pido a Dios, que Jeison sea visto como el máximo exponente de la nueva clase dirigente de Colombia. Le pedimos al Señor de la Vida, que le permita a los miles de compatriotas, con los valores morales y méritos académicos suficientes para sumir las riendas de la nación, que den un paso al frente, para darle vuelta al tablero: que sea la decencia la que nos represente.

Necesitamos un acuerdo, avalado por el pueblo no por las cortes enmermeladas, para erradicar de nuestra patria, de una vez por todas y para siempre, a quienes defiendan ideologías que asesinan las libertades. Que sean las personas sencillas las que tengan la última palabra, sin alardes ni montajes mediáticos que rinden culto a la personalidad y la egolatría de nuestros pseudo líderes.

Con todo respeto: ¿Cuántos Jeison Aristizábal han sido abortados o condenados al ostracismo en esta patria boba? ¿Siguen en pie los argumentos de los abortistas colombianos, después de ver el testimonio de Jeison? ¿Ahora la Corte Constitucional está por encima del pueblo? Ya viene Trump…

“Sobra decirles que sí se puede… Que sí se puede soñar y que sí se pueden cumplir los sueños.” – Jeison Aristizábal.

@tamayocollins