Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Colombia se encuentra a solo 4 puntos por encima del índice de pobreza al registrado en  Venezuela.

Nuestra economía parece ir agravándose todos los días. El gobierno no tiene ningún interés en frenar la salida masiva de capitales, que al no encontrar garantías  que protejan la industria, han decidido cerrar mercados en el país para abrirlos en otros lugares. Y no es para menos, el proceso seguirá en desbancada con el Nicolás Maduro  colombiano  que lidera las encuestas de cara a las presidenciales.

Donde Gustavo Petro llegue a ser presidente basado en el discurso populista de repartir miseria equitativamente y expropiar capitales a los “oligarcas”, no tardará mucho tiempo en igualar y quedar muy por debajo a las cifras que hoy nos diferencian con Venezuela. Nosotros no tenemos la abundancia que tenía Venezuela antes de caer en manos del comunismo. Nuestra caída será más acelerada y en muchos años no volveremos a tener elecciones porque no hay duda, Petro es un déspota autoritario, al cual, ni la izquierda decente que representa un Robledo, lo ve con buenos ojos.

Gustavo Petro en varias entrevistas reconoce su admiración y devoción por Hugo Chávez, su lista de candidatos amparados bajo sus alas, que se hacen llamar, la Lista de la Decencia, no esconden el disgusto, cuando las personas hablamos de realizar una intervención militar en Venezuela para parar el éxodo masivo de venezolanos que inundan nuestras calles y salieron alejándose de  una tierra que predicaba las igualdades sociales pero asesina al que piensa diferente, asesina al que se queja por hambre, asesina al que busca una salida y asesinan masivamente si les da por realizar una protesta pacífica en las calles. Qué decencia puede tener esa lista que promueve la repartición de la miseria pero ciertos candidatos disfrutan de las mieles de los lujos exclusivos que se dan los grandes empresarios que hicieron su fortuna en medio de mercados libres, o corruptos que predican lo que para ellos no aplican como la familia de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y hasta el propio Petro que para evadir las responsabilidades de una mala administración cuando fue alcalde de Bogotá, puso sus bienes en cabeza de terceros para no tener que asumir compromisos económicos, muy al estilo de los condenados por parapolítica que tanto critica Petro y que hacen la misma jugada para evadir al fisco y no reparan a sus víctimas.

Hoy vemos con tristeza como nuestro partido, permitió entrar a realizar una consulta interpartidista para elegir a un solo candidato. Iván Duque era la única salvación que tenía Colombia de salir del populismo y las polarizaciones, hoy, vemos que en masa, el Polo, Cambio Radical, Partido Liberal, Verdes y demás, mandan a sus militantes a que escojan a Ordoñez porque saben que representa un extremo de la derecha, y como todo extremo, no convoca centros y nos ahogaran en una segunda vuelta presidencial con todo el peso de la gente que quiere una renovación política y esta cansada de tanta corrupción.

Quién lo creyera, después de tantos años, el presidente Álvaro Uribe Vélez, le dio visibilidad e importancia a un presidente que pasó a la historia colombiana con más penas que glorias… De nuevo, gracias al ego de Pastrana, y un Alejandro Ordóñez, estamos en Jaque… y ojala no se Mate…

Dios ayuda a Colombia.

52 al Senado por el Centro Democrático. ¡CENTRO!

@LeszliKalli

Publicado: febrero 8 de 2018