Estamos a escasas horas de escoger al próximo presidente de la República y las opciones se reducen a tan sólo dos; por un lado se encuentra el representante de la extrema izquierda, quien durante su juventud empuñó las armas contra los colombianos y años más tarde sumió a la capital del país en una crisis sin precedentes. Por otro lado está el candidato de la esperanza, de quien hablaremos a continuación: 

Iván Duque Márquez es un joven bogotano que está a punto de ser elegido presidente de Colombia, su ascendencia antioqueña y tolimense representa al sector cafetero, el cual hasta hace poco tiempo era el primer motor del desarrollo económico en nuestra nación, pero lamentablemente hoy ha sido remplazado por el narcotráfico, que es el combustible de todas las guerras en nuestro país.  

Durante el paso de Duque por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, quedó registrada la enorme diligencia con la que el candidato de la Gran Alianza por Colombia aborda las tareas encomendadas a su cargo. Luego en su faceta como Senador de la República demostró su elocuencia al abordar magistralmente temas de relevancia nacional, su disciplina y seriedad en el debate lo lanzó al primer plano de la política colombiana.

Fue así como se ganó el respeto de sus colegas congresistas, no en vano lo escogieron dos veces como el mejor senador de la República, no es fácil dicha distinción cuando en el Congreso se encuentran figuras que durante largos años han ejerciendo su labor y otras que tienen a su servicio a los grandes medios de comunicación. 

Iván Duque simboliza lo más puro de la colombianidad, es el típico colombiano que se levanta temprano, jornalea con disciplina y honorabilidad, alarga las horas para ser un hombre de familia y se acuesta tarde para volver a iniciar el próximo día con la bendición de Dios. 

Duque representa a una nueva generación de colombianos, una generación que se ha preparado para los grandes retos que el mundo exige, su ejemplo es el camino que los jóvenes debemos recorrer. El debate no es con las armas ni con las agresiones, el debate es con argumentos y proponiendo soluciones. 

No cabe duda que el gobierno de Duque marcará la historia de nuestro país, los valores, la tecnología, el emprendimiento, el libre mercado, la meritocracia y la consolidación de la democracia, producirán la Colombia libre, grande y soberana por la que hemos trabajado. Debemos seguir en esta lucha, en la defensa de esta patria amada. 

@MiguelCetinaC

Publicado: junio 14 de 2018