LOS IRREVERENTES  Empezamos por felicitarlo por haber logrado convencer, gracias a sus buenos argumentos, a la corte Constitucional de que en el acto legislativo para la paz había normas que evidentemente eran violatorias de la Carta. ¿Qué destaca usted del fallo de la Corte frente a la demanda interpuesta por usted?

IVÁN DUQUE. Creo que es un logro importante que después de haber presentado nuestra demanda y de haber hecho una sustentación ante la Corte, cinco magistrados hayan reconocido la validez de nuestros argumentos frente a la sustitución de la Constitución que pretendió adelantar Juan Manuel Santos para someter al Congreso a su voluntad, solamente pudiendo modificar aquello que aquel permitiera.

Aquí, la Corte ha dicho que eso era un intento de anular una atribución propia del Congreso, creemos que con esa decisión, se ha recuperado la independencia institucional, quiere decir que los proyectos asociados con la implementación de los acuerdos son perfectamente modificables por parte del Congreso en el ejercicio de su autonomía y soberanía.

L I. Usted hizo una sustentación muy rigurosa ante la corte Constitucional, ¿cuál es la base de su argumentación?

I D. Que la Constitución nacional no se hace y no se desarrolla para blindar a los delincuentes de la sociedad. Se hace para blindar a la sociedad de los delincuentes y de la ilegalidad. Para empezar tenemos que poner todas las cosas en sus justas dimensiones. Aquí hay quienes han tratado de equiparar la guerra con las Farc a una guerra civil o sencillamente como si estuviéramos hablando de una organización insurgente que se ha convertido en beligerante. Esas dos premisas a mí me parece que son falsas; nosotros tenemos que entender que si bien el artículo 22 de la Constitución habla del derecho a la paz, el artículo 2 dice que es la obligación del Estado proteger la vida, honra y bienes de los colombianos en todo momento y lugar.

Aquí lo que hemos visto en Colombia es un grupo terrorista que ha atentado contra la vida, honra y bienes de todos nosotros. Y por lo tanto es un deber del Estado y de la Fuerza Pública perseguirlos y someterlos a la justicia. En ese sentido, lo que tenemos son las fuerzas armadas de la democracia y de la institucionalidad que no pueden ser equiparables con un grupo terrorista.

Se ha pretendido darle un segundo tomo a la Constitución, basado en las pretensiones de impunidad de las Farc. Sobre esa base, nosotros mostramos que el acto legislativo 01 del 2016 había sido desarrollado por parte del Gobierno para satisfacer los anhelos de impunidad de un grupo criminal, y me parece oportuno que la Corte haya dicho que el Congreso no puede ser sometido por un presidente que a su vez está maniatado, por una comisión paritaria, donde las Farc ha sido elevada casi que a poder constituyente.

L I. Lo cierto es que la demanda quedó bien redactada y la defensa de la misma, ante el pleno de la Corte, fue contundente. Ahí se apuntó usted un importante triunfo.

I D. Yo creo que más que un triunfo mío, aunque me siento muy orgulloso de haber presentado esa demanda y haber contado con el respaldo de un millón 300 mil firmas de ciudadanos que se manifestaron en resistencia civil frente a muchos de los desaciertos de Juan Manuel Santos.

Se lo digo con toda sinceridad: fue un triunfo del Estado de derecho, un triunfo de la Constitución y un triunfo del principio de la separación de poderes. Es un mensaje muy claro a las Farc en el sentido de que nosotros no vamos a dejar doblegar las instituciones, en función de su  capacidad de chantaje, como lo han venido haciendo con el Gobierno Santos.

L I. Ahora, le quiero cambiar el tema para que hablemos un poco de la mecánica electoral, de cara a las elecciones del año entrante. Usted ha sido un gran defensor de las listas cerradas al interior del Centro Democrático, ¿cree que ese debe ser el camino que debe surtir el partido hacia adelante?

I D. No tengo duda que las listas cerradas son el mejor instrumento en contra de la política tradicional, porque nosotros más que micro empresas electorales y de promover la manzanilla como mecanismo de hacer política, lo que necesitamos es tener partidos con una gran convicción política, programática e ideológica. Creo que las listas cerradas son el mejor instrumento para llevar la mejor gente al parlamento, generar mayor disciplina de bancadas y sobre todo mayor transparencia en el ejercicio de la política.

Creo que las listas cerradas deberían aplicarse para todos los partidos, es el mecanismo necesario. Como también creo que debería decirse con claridad que nadie debería estar más de tres periodos en cargos de elección colegiada, bien sean continuos o discontinuos, en cada uno de esos organismos colegiados poner ese límite a los tres periodos me parece sano para la democracia colombiana.

L I. Su argumento es sensato, pero en contraposición hay quienes creen que este es un asunto de realidad y pragmatismo y plantean que al abrir las listas, podrán llegar muchas más personas al Congreso.

I D. Yo respeto a quiénes están haciendo esa promoción, pero creo que el éxito de nuestro partido no puede basarse solamente en una calculadora electoral, tratando de abrir la cobertura para que lleguen personas de la vieja política, a acumular votos en función del Centro Democrático. Nosotros tenemos que defender nuestra identidad y tratar de darle espacio a los líderes de opinión que se han ido formando y tener la plena convicción de que las listas cerradas han sido una característica de nuestro partido, que ha demostrado que es exitosa en Colombia, porque no hay duda de que tenemos la mejor bancada en términos de disciplina, de apoyo programático y de calidad de debate político en el Congreso de la república.

L I. En la convención del Centro Democrático usted presentó 162 propuestas para Colombia, ¿cómo se sintió en la convención presentando su visión de país?

I D. Yo me sentí bastante contento de haber tenido un muy buen respaldo de los presentes; mucha gente que ha venido acompañando la causa nuestra desde que comenzamos hace más de año y medio nuestros talleres de Construyendo País. Lanzamos el día antes de la convención en la Feria del Libro nuestro libro IndignAcción, publicado por Planeta, donde hacemos un diagnóstico de la realidad nacional y planteamos nuestras propuestas.

Me siento muy contento de haber presentado nuestra visión de país que son 162 propuestas desagregadas en los temas que más interesan a los colombianos. Esta ha sido una campaña que se ha forjado de abajo hacia arriba que se basa en propuestas y creo que el presentar una visión integral de país que es producto del estudio de un gran trabajo en equipo donde han participado muchas personas de mucha trayectoria, nos ayuda a seguir adelante con nuestro deseo de obtener la candidatura del Centro Democrático y ganar la presidencia de la República.

L I. El partido está en la obligación de llegar unido, de evitar cualquier fractura. Las precandidaturas generan emulaciones y las emulaciones estimulan el paroxismo que se traduce en polarizaciones. Todo esto para insistirle en que debe escogerse, lo más pronto posible, al candidato para efectos de solidificar al partido e iniciar la campaña en forma.

¿Ya decidieron cuál va a ser el mecanismo de elección del candidato presidencial?

No tengo la menor duda de que el mecanismo más importante para preservar la unidad del partido, para garantizar nuestra identidad, debe ser una consulta abierta donde participe la ciudadanía, y que sea el poder soberano de los ciudadanos el que dictamine quién debe ser el candidato del Centro Democrático.

Un partido que se llama Centro Democrático, no puede tener un mecanismo distinto para la elección de su candidato. Yo soy enemigo de las convenciones para escoger candidato, de los encuentros de élites partidistas y mucho más de cualquier mecanismo hechizo que trate de buscar aleatoriamente quién debe ser el candidato. Me parece a mí que no hay nada más puro que la expresión soberana de los ciudadanos.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 22 de 2017