El 12 de marzo será el inicio de la campaña presidencial, ese día conoceremos los resultados oficiales de la composición del nuevo congreso (2018-2022) y también el candidato oficial de la Coalición Colombia, la coalición opositora de este nefasto gobierno que encarna Juan Manuel Santos.

Los medios de comunicación se adelantaron al debate presidencial sin conocer quiénes de los actuales candidatos llegarán al partidor presidencial, lo que modificará drásticamente las encuestas obsesivas que publican cada quince días. Los medios de comunicación llamados a despejar la manigua electoral que tienen los ciudadanos lo que hacen es contribuir al caos, al facilismo, a resumir en titulares manipulables lo que ellos desean que pase en materia electoral.

Lo cierto es que el 11 de marzo todos los titulares dirán que las elecciones las ganó el Uribismo. La lista al Senado del Centro Democrático será la más votada: los análisis y estudios electorales indican que estará por los dos millones trecientos mil votos, lo que le permitirá elegir entre 22 y 24 senadores, un resultado superior sería aplastante. De igual forma, los resultados regionales que se medirán en los resultados de Cámara de Representantes será superior a las elecciones del 2014, se conquistaran curules en departamentos que no se tenían y en otros duplicará su representación.

Pero la verdadera victoria del Uribismo será en la consulta presidencial. Ese día Iván Duque no solo se convertirá en el candidato presidencial de la coalición de centro-derecha, sino que inicia el recorrido de lo que será el fenómeno político y electoral de los tiempos modernos, será imparable, será el símbolo de la renovación política y ejemplo del nuevo liderazgo nacional que nos llevará a competir en el contexto internacional. La decisión de recurrir a las urnas para elegir candidato presidencial entre Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordoñez, e Iván Duque fue las más acertada. En primer lugar, la consulta popular otorga respaldo ciudadano, sella intenciones divisionistas y otorga aval popular.  La campaña de los tres candidatos fue ejemplar, argumentativa, dirigida a motivar, cada quien en su forma y estilo sus franjas electorales, y a despertar voto de opinión. Además, queda como buen ejemplo de lo que debe ser la nueva política, elecciones primarias, participativas, alejadas de dedazos y conciliábulos.

La consulta presidencial será votada por cerca de cuatro millones de colombianos, esa es su importancia, otorga al ganador legitimidad democrática y respaldo popular. Es oportuno recordar que quien tenga la segunda votación será formula vicepresidencial, así quedo consignado en el acuerdo de candidatos. Ese derecho lo pelearan en las urnas voto a voto Marta Lucia Ramírez y Alejandro Ordoñez, quienes alimentaran la bolsa electoral con votaciones significativas y de una importancia incalculable.

Sin duda alguna Iván Duque será el Macrom colombiano. Solo necesitará el paso de los días, los debates presidenciales y la tribuna pública para demostrar con argumentos y propuestas que es el Presidente de la República que necesitamos para salir de esta debacle institucional en la que nos sumergió la camarilla que nos desgobierna.

Por ahora, y para soportar mis argumentos solo se necesita ver este video del debate de Medio Ambiente realizado por la Universidad de los Andes para dimensionar y entender quién es y que representa Iván Duque  https://www.youtube.com/watch?v=jgE8cSDGl0Q

 @LaureanoTirado

Publicado: febrero 25 de 2018