Gravar la canasta familiar es impopular, irresponsable, inhumano y anticristiano. 

Tremendo terremoto el que se ha generado con el proyecto Ley de Financiamiento presentado por el Gobierno Nacional a consideración del Congreso de la República que pretender modificar y ampliar la base del IVA. Decirle al contribuyente que debe pagar más impuestos, más IVA, y de la canasta familiar, altera los ánimos hasta del ciudadano más desprevenido. 

Fue incorrecto, desafortunado y antipedagógico la forma como el director de la DIAN y el equipo económico del gobierno presentaron ante el país proyecto de Ley de Financiamiento. Increíble, que existiendo elementos argumentativos, hechos probados y estadísticas que permiten construir comunicación estrategia, pedagogía para explicar hasta con plastilina la urgencia de una nueva reforma tributaria, se quemen activos políticos construidos con esfuerzo en los últimos años y el capital político del presidente Iván Duque. Lo hacen por mantener la tesis de no utilizar espejo retrovisor, para no incomodar, para no recordarle al país la clase de gobierno despilfarrador y corrupto de Juan Manuel Santos.   

Colombia ha construido un Estado asistencialista, subsidiario, desbordado en gratuidad, que exige responsabilidades fiscales desbordadas dentro de un presupuesto limitado. En medio de esta crisis es necesario contarle a los colombianos que para la vigencia 2019 varios programas estatales están desfinanciados: “familias en acción, créditos de educación superior a los estudiantes vía ICETEX, Programa de Alimentación Escolar PAE, atención a población vulnerable, Fondo de Reparación de Victimas, subsidios de energía eléctrica para los estratos más bajos de la población, y los requerimientos para igualar la unidad de pago por capacitación UPC del régimen contributivo y subsidiado (salud)”, entre otros. Por qué no recalcan y replican que durante el trámite de aprobación de la Ley de Presupuesto General de la Nación para el 2019 los requerimientos recibidos suman 14 billones de pesos.   

Deberían explicarle a la gente que busca la Ley de Financiamiento y sus efectos de no lograr aprobación. Busca financiar inversiones sociales y de infraestructura estratégica. Los ingresos recibidos se destinarán 70% a la inversión social e infraestructura y el 30% a trasferencias con el fin de garantizar la salud de los colombianos, y el cumplimiento de los gastos relacionados con el acuerdo de La Habana, y la implementación del posconflicto. De no lograrse la aprobación de este proyecto en su totalidad, el Estado enfrentaría dos escenarios, recorte en el gasto público o incumplimiento con las metas de déficit que impone la regla fiscal. En el primero escenario, se dejaría de atender, a una gran cantidad de colombianos en situación de vulnerabilidad. En el segundo, se estaría comprometiendo la estabilidad macroeconómica del país. Conclusión: estamos en el peor de los mundos.

Los tecnócratas del Ministerio de Hacienda no entienden que uno de los deberes del gobierno es preservar su estabilidad política como la económica. Este gobierno tiene capital político, confianza, credibilidad, talento, extraordinarios ministros para que a escasos 100 días de iniciar el gobierno dilapiden esos activos y entreguen a la oposición abono que permite alimentar indignación contra el gobierno. Más que torpeza, se necesita no conocer la realidad del país, la cotidianidad de millones de colombianos, la dureza en la vida diaria en regiones y provincia de la gente en sectores populares y vulnerables como para buscar solucionar crisis fiscal con la canasta familiar.

Gravar la canasta familiar es impopular, irresponsable, inhumano y alejado de cualquier principio cristiano. Imponer IVA a la canasta familiar atenta contra el consumo, la seguridad alimentaria de los hogares, desestabiliza la frágil economía local, golpe a la productividad, genera desempleo. Por donde se le mire es un despropósito que debe ser remediado de inmediato antes que siga fraccionando y dividiendo a quienes votaron por Duque y alimentando arengas de la oposición.  

@LaureanoTirado

Publicado: noviembre 5 de 2018