Informe de Francisco José Tamayo-Collins

Después de 12 años de haber asumido la Presidencia de Avianca, Germán Efromovich encara la peor crisis laboral de la historia de la compañía. La aerolínea más antigua de América hoy goza de una buena situación financiera, pero las relaciones laborales con pilotos, azafatas y personal de tierra atraviesan duras turbulencias. Este es el itinerario de la crisis.

2005: Año de jugadas maestras

Luego de la fusión de Avianca y ACES en 2004, bajo el famoso Chapter 11, la compañía entra en la ley de quiebras estadounidense y es puesta en venta. El grupo encabezado por el magnate brasileño compra Avianca por $9.7 millones de dólares en cartas de crédito, y asume las deudas por más de $600 millones de dólares.

Es mismo año arranca el Pacto Colectivo –Plan Voluntario de Beneficio-, tras 2 años de no lograr negociación con el sindicato. Esto permite que el 70% de los pilotos se retire del mismo; el 30% de pilotos restante se acoge a ese pacto, y Avianca da inicio a una  nueva era de condiciones laborales, cuya primera vigencia dura 4 años.

En este período, los pilotos empezaron a perder poder adquisitivo, en la medida que los ajustes anuales salariales proyectados no compensaron la inflación real que vivió el país en esa época.

En el mismo 2005, Avianca abre convocatoria de pilotos y vive una aguda reorganización como empresa, que da buenos frutos: 7 años de bonanza ininterrumpida que consolidan su liderazgo regional.

2009: Nuevo pacto colectivo, llega el Grupo LAN

En vista de la notable recuperación económica de la compañía, los pilotos solicitan un aumento salarial.

La empresa somete nuevamente a los pilotos a un nuevo Pacto Colectivo, que es aprobado por los pilotos no sindicalizados, bajo el pretexto que con la entrada del Grupo LAN al mercado aéreo colombiano, Avianca se podría ver en aprietos. Esto no ocurre ni ha ocurrido desde entonces, pues la empresa ha mantenido su dominio en el mercado colombiano con solvencia.

La vigencia del nuevo Pacto Colectivo se negocia por espacio de 4 años más, que continúan siendo excelentes financieramente hablando para Avianca.

2013: Siguiente round entre Avianca y sus pilotos

El 2013 trae la unión de la mayoría de pilotos de Avianca y el comienzo de una era de abierta discriminación hacia quienes se oponen al Pacto Colectivo que se firma por tercera vez.

Debido al detrimento salarial que han venido padeciendo, la inmensa mayoría de  pilotos de Avianca, no acepta las condiciones laborales que se derivan del nuevo pacto, esta vez firmado por los pilotos no sindicalizados de la compañía.

Quienes aceptaron lo propuesto por Avianca son ascendidos a cargos administrativos con jugosos sobresueldos, dando inicio a una era de discriminación.

Ese año, la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles – ACDAC, y sus pilotos afiliados no acepta este acuerdo, porque el mismo afecta la seguridad aérea. Una de las cláusulas del acuerdo validado en el pacto colectivo del 2013 indica que todo piloto que presente una incapacidad médica que no le permita volar, tendrá una reducción de su salario; lo mismo ocurrirá con quien no ahorre gasolina y no cumpla itinerario a tiempo.

Los pilotos de Avianca no olvidan el vuelo 410 procedente de Cúcuta, siniestrado el 17 de marzo de 1988, con un saldo de 143 fallecidos. Entre una de las causas del accidente, establecidas por la investigación de la Aeronáutica Civil, figura el erróneo sentido de colaboración, al tratar de recuperar minutos en que estaba demorado el vuelo.

Discriminación por todo lo alto

Desde que se los pilotos sindicalizados firmaron el Pacto Colectivo de 2013, Avianca les subió el sueldo, hecho que obligó a los pilotos afiliados a la ACDAC a retirarse de la Asociación, si querían obtener el aumento. De 410 pilotos, 390 socios de ACDAC soportaron 2 años sin incremento salarial, a lo que se suma la reducción de sus ingresos, debido a la puesta en vigencia de la reforma tributaria. El resultado, pérdidas entre el 18 y el 25% de su salario.

En este período de tiempo, los pilotos de Avianca afiliados a ACDAC, vuelan pensando en la seguridad aérea y en la vida de los pasajeros, garantizando la calidad de los vuelos, a costa de un claro detrimento salarial y a la discriminación por parte de la empresa.

2014 y 2015: Se pronuncia la Corte Constitucional

Los alegatos que sostienen los pilotos y la administración de Avianca llegan a los estrados judiciales, y esta situación provoca dos intervenciones de la  Corte Constitucional, a través de las sentencias T-489/2014 y T-069/2015.

En la sentencia de 2014, en su numeral 3, la Corte ordena al representante legal de Avianca S.A. “que disponga lo necesario para que en el término de 2 meses todos los integrantes de la gerencia de Relaciones Laborales inicien la participación activa de un curso de derechos humanos y sobre la importancia del cumplimiento de las decisiones de constitucionalidad.”

De igual modo, en la sentencia de 2015, la Corte determina que la administración de Avianca actuó de mala fe, buscando acabar con ACDAC, a través de estimular la desafiliación de sus socios.

A estas sentencias, se suman 11 sanciones proferidas por el MinTrabajo, entre otras, por discriminación, violación de la Convención Colectiva, y se abrió pliego de cargos por la negociación del  Pacto Colectivo Ilegal de marzo de 2017.

2017: La negociación actual

Por los antecedentes arriba señalados, a la fecha más de 700 pilotos de Avianca, se encuentran en un arduo proceso de negociación, desde el 8 de agosto de 2017.

Estas conversaciones se están llevando a cabo en medio de una huelga que afecta a miles de personas. Podemos resumir las posiciones de las partes así

  • Los pilotos piden trabajar a fondo en los temas de seguridad aérea, en beneficio de los pasajeros: proponen revisar los ítems de mantenimiento, cumplimiento de normas aeronáuticas y prevención de fatigas de la tripulación.
  • Avianca insiste en que la ACDAC incorpore en la Convención Colectiva las modificaciones que se hicieron en el Pacto Colectivo, firmado por los pilotos no sindicalizados, las cuales están siendo demandadas por los pilotos socios de la ACDAC. Aquí radica el meollo del problema.
  • Para los pilotos sindicalizados, el Pacto Colectivo es ilegal, porque transforma ilegítimamente la Convención Colectiva, y los discrimina.

En conclusión

Se ha llegado a este punto, porque ha habido una ruptura en la cultura de negociación entre la administración de Avianca y sus pilotos, desde 2005, cuando se instauraron los Pactos Colectivos por encima de la Convención Colectiva.

Se requiere de una revisión a fondo del componente salarial al interior de Avianca, porque a la fecha, se está dando un claro desbalance entre intensidad de trabajo, la seguridad de las operaciones aéreas y la remuneración. Poner a trabajar más a la gente por menos sueldo no es la salida.

En nada beneficia una actitud diletante en las negociaciones, cuando de por medio hay tantas personas afectadas por esta situación. Avianca es el nombre de Colombia en los cielos del mundo. Que eso no se nos olvide nunca.

 @tamayocollins

Publicado: octubre 3 de 2017