No se necesita mucha experiencia sino mucha inteligencia y sobre todo mucha inteligencia emocional (ambas le sobran a Iván Duque), para gobernar una nación. John Fitzgerald Kennedy decía que su éxito consistía en trabajar y rodearse de gentes mejor que él. En Colombia la experiencia en política solo ha servido para hacer trampas, corromper a los opositores, a los órganos del poder público y robarse las arcas del Estado.

El mundo está lleno de ejemplos de jóvenes sin experiencia que han realizado buenas administraciones del Estado que les ha tocado gobernar; como por ejemplo Napoleón que a los 26 años llego al poder y se convirtió en un verdadero estadista, o Carlos XII, quien asumió el trono a los 14 años y es aun todavía considerado el mejor rey que ha tenido Suecia en toda su historia, o como el gran gobernante de Prusia que fue a los 28 años Federico II el Grande, o  Aníbal, el gran militar y estadista que con apenas 20 años se adueñó del mundo. Sin mencionar a los gobernantes modernos como Trudeau o Macron. Gobernantes todos que como Iván Duque poseen alto coeficiente intelectual y colindan con la genialidad.

En cambio gobernantes como Daniel Ortega, Evo Morales, Nicolás Maduro, con bajos niveles de inteligencia, que solo, desgraciadamente, alcanzaron a llegar a la primaria. Quienes han sido un desastre y han llevado a sus países al hundimiento económico y social.

Como también otros con muchísima experiencia, entre ellos Vargas Lleras, De la Calle, Petro, Fajardo, quienes han sido ministros en varias carteras y llevan muchos años haciendo política. O como nuestro presidente Juan Manuel Santos, los cuales han resultados pésimos gobernantes. Donde la experiencia solo les ha servido para corromper y urdir trampas maquiavélicas que atenta contra la institucionalidad y el bienestar del pueblo colombiano.

Así que, la experiencia no es prenda de garantía para saber gobernar a un pueblo, y queda descartada como condición “sine qua non” para hacerlo. Y si en cambio, queda demostrado que para gobernar bien un país, la inteligencia es superior a la experiencia y de mayor importancia, porque al fin y al cabo la inteligencia es la habilidad para resolver problemas con eficacia, y tener la suficiente agudeza y sagacidad para solucionar las diferentes dificultades que se presenten, aun en caso donde no se cuenta con mucha información.

Todos los candidatos rivales en la presente contienda aducen que Iván Duque no tiene la experiencia suficiente para gobernar a Colombia. Como si acaso se necesitara de ella, como en cambio sí se necesita la alta inteligencia que posee para hacerlo. Y para la muestra de esta teoría, un botón: todos los candidatos llevan  muchísimos años gobernando, ¿Y para qué han servido?, para nada, y si, en casi todos los casos para defalcar a la nación.

@rodrigueztorice

Publicado: mayo 3 de 2018